Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Acertada lluvia de galardones

Merecidas condecoraciones de la Andaluza a los campeones y emotivas las dadas a dos hombres de fútbol

DENTRO de la lluvia de medallas que ha concedido la Federación Andaluza de Fútbol y viendo estupendamente que se haya adelantado a sus clubes respectivos en lo que concierne a los jóvenes héroes que han traído la Eurocopa, me queda la satisfacción de que dos amigos de toda la vida hayan sido reconocidos ahora que están a punto de llegar a la orilla definitiva. Se trata de dos sevillanos como Juanito Santisteban y Pedro Buenaventura, futbolista brillante el primero, hombre de fútbol pleno de dedicación el segundo, trabajadores, honestos y competentes ambos, justamente galardonados los dos.

Magnífico resulta que hayan sido galardonados los andaluces que han campeonado en Austria. Es más, me parece bueno que se haya premiado a uno de ellos por cuestiones sanguíneas y aunque no haya nacido en esta tierra. Pepe Reina será condecorado por ser hijo de quien es, de aquel Miguelito Reina que compartía con Pepe Rodri la portería de la selección andaluza juvenil que capitaneaba Paco Gallego y que contaba con un talento tan indiscutible como Quino. Reina jugaba un tiempo y Rodri otro, fueron campeones de España, y ahora se expande su cordobesismo hasta su hijo. Magnífica idea y mejor todavía que Eduardo Herrera se haya adelantado a los clubes.

Pero los cinco andaluces jóvenes están a tiempo de recibir muchas satisfacciones como ésta y, además, en las últimas etapas vitales son más de agradecer. Juanito Santisteban fue futbolista grande en el Madrid, sucesor de Muñoz como compañero de Zárraga en la medular, pionero en emigrar como futbolista, se retiró vistiendo la camiseta del Betis y llenó de títulos las vitrinas de la Española. Otro sevillano como Pedro Buenaventura tiene un currículum más modesto en sus primeros capítulos, pero muy importante después por su fidelidad a lo que siempre fue su faro y su guía, el Real Betis Balompié. Enhorabuena a los galardonados y gracias a Herrera, don Eduardo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios