La ciudad y los días

carlos / colón

Achicándoles el futuro

EL futuro son los niños. También los jóvenes, claro, y nosotros, mientras duremos. Nunca he compartido esa simpleza de "tus tiempos" (tan extendida que hay quienes dicen "en mis tiempos") que se nos dice a los que ya no cumpliremos los 60 como si fuésemos exiliados arrojados a un presente que ya no es nuestro. El problema es que ese futuro que son los niños lo diseñamos nosotros, creándoles unos marcos políticos, sociales, medioambientales y sobre todo educativos que lo condicionan hasta el punto de robárselo, de marcarlos para siempre (por lo menos a la inmensa mayoría de ellos) con nuestras carencias, prejuicios y torpezas. Piensen, por poner unos ejemplos extremos, en los niños de la Alemania o la Rusia de los años 30 que se formaron en los moldes nazis o comunistas. ¿Tuvieron la oportunidad de elegir no ser lo que fueron?

No de formas tan coactivas y determinantes, también en los países democráticos desarrollados se dan situaciones que determinan negativamente el futuro de quienes hoy son niños. El escritor y divulgador Sir Ken Robinson lo ha expresado con contundencia en una reciente entrevista: "Cuando ves a niños a los que la escuela les da un mal servicio, que abandonan las aulas pensando que son estúpidos y acaban en las calles como pandilleros, en la cárcel, en trabajos precarios o que hunden su vida en antidepresivos y alcohol… No digo que la educación sea la respuesta a todo esto, pero creo que un mejor comienzo vital les brindaría la oportunidad de descubrir sus auténticas cualidades y elegir su camino. Esto ocurre a menudo en los buenos colegios. Hay profesores estupendos que son capaces de rescatar niños al borde del abismo y encauzarlos. Cuando digo que es una cuestión de derechos humanos no es una exageración: la gente tiene derecho a dirigir su propia vida" (El País).

No, no es una exageración decir que la formación para la libertad, es decir para desarrollar competencias y dirigir responsablemente la propia vida sin someterse a inducciones o coacciones externas, es una cuestión de derechos humanos. A eso se le llama educación. La tarea más importante y la peor afrontada. El mismo Robinson ha dicho: "Antes, una carrera era todo lo que necesitabas para conseguir un buen trabajo; ahora hace falta también un máster. ¿Dónde acaba? Supongo que dentro de unos años tendrás que ganar un Nobel para trabajar". Este mal, en Europa, se llama Plan Bolonia.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios