Punto de vista

josé Ramón / del Río

Aclaraciones en el programa

LOS atentados durante el Ramadán, en Túnez, que han ocasionado más de 70 víctimas y de ellas 37 mortales, unidas a la decapitación de un súbdito francés en Lyon y las 27 víctimas y 227 heridos en una mezquita chií, en Kuwait, son obra del yihadismo y de los terroristas del Estado Islámico, que en crueldad y en triste eficacia superan a Al Qaeda. Se trata de la guerra santa contra el infiel y que, pese a que nos golpea con frecuencia, Occidente no reacciona, aunque los servicios de seguridad y entre ellos los españoles, presumen que intuían que este Ramadán sería sangriento. También se presume de que se conocen las bases de donde parten estos ataques a la civilización occidental, pero como digo no hay ninguna reacción eficaz.

En un artículo del colaborador de este periódico Eduardo Jordá, cuya prosa admiro por su claridad y precisión, se refiere a la indiferencia o miopía con que una parte de nuestra izquierda se toma a los yihadistas. Y para demostrarlo, añade un dato apenas conocido: en el Parlamento Europeo, Podemos, el partido de Pablo Iglesias, votó en contra de las medidas que Francia proponía contra los terroristas. Explicaron su voto negativo porque, argumentaron, se criminaliza la pobreza, así como a etnias y religiones concretas. Con su buen juicio, el articulista desmonta todos estos argumentos. El mismo día leo el artículo en cuyo su título Zarzalejos se pregunta si Pablo Iglesias es "proetarra". La pregunta la motiva porque el susodicho Iglesias se ha mostrado crítico con la dispersión de los presos de ETA, en una entrevista publicada, ya que, según el autor del artículo, Iglesias sigue considerando el terrorismo de ETA como una "excrecencia del franquismo" y, por tanto, resulta justificado.

Podemos se presenta a las elecciones generales para conseguir el Gobierno de España, llevando como candidato a su líder Pablo Iglesias. Organizarán, previamente, unas primarias y quizás presentarán a un candidato alternativo. Pues bien, un partido que aspira a gobernar debe comenzar por aclarar, sin equívocos, su postura sobre el terrorismo yihadista y el de ETA. Hasta ahora justifican nuestros muertos, porque los hemos colocado en una situación de indigencia, que no les deja otra opción. Podemos promete el cielo, pero no lo queremos alcanzar, de momento, si nos acortan el camino los terroristas, gracias al kalashnikov.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios