crónica personal

Pilar Cernuda

"Adelante"

QUIÉN dijo que Rajoy era incapaz de definirse, de pronunciar palabras contundentes. El Rajoy que dijo en Marsella "Adelante, hagámoslo ya" provocó aplausos entre sus compañeros del Partido Popular Europeo no sólo como felicitación por ganar las elecciones, tampoco por haber logrado una mayoría absoluta que le permite aplicar el programa económico con el que piensa cumplir los objetivos de déficit, gasto y recortes que defiende la UE, sino que los aplausos se debían sobre todo a la firmeza de sus palabras. Estamos ante un Rajoy distinto, al menos en su puesta de largo internacional, en ese congreso del PPE en el que adelantó algunos aspectos de su programa económico antes de llevarlo a la sesión de investidura, y en el que mantuvo encuentros personales con Durao Barroso, Angela Merkel y Nicolas Sarkozy, los tres políticos más relevantes hoy de un PPE que aglutina a los partidos que gobiernan mayoritariamente en Europa .

Podemos equivocarnos respecto al futuro, pero en el presente, en este congreso de Marsella previo a la cumbre de Bruselas, apareció un Rajoy decidido a hacer frente a la crisis económica y también a la crisis institucional -además de la económica- que sufre la Unión Europea. Era un Rajoy que no vaciló al decir que ya está bien de palabras y de proyectos, que hay que empezar a actuar, que hay que ir a los hechos, de ahí el "adelante, hagámoslo". La UE ya no puede perder más tiempo en disquisiciones respecto a las medidas de ajuste, sino que hay que empezar a aplicarlas.

Y se vio también en Marsella a un Rajoy que dijo muy claramente que no podía acudir a la cumbre porque aún no es jefe de Gobierno, pero que asumía lo que propusiera Zapatero porque el presidente español expondrá ante sus socios europeos lo que ha pactado previamente con él. Zapatero representa a todos los españoles como ocurre cuando se expresa como presidente de Gobierno, pero en esta ocasión habla además en nombre de Rajoy. Lo que diga lo asumirá Rajoy, lo que es clave en una cumbre europea en la que se juega el futuro del euro y cada gobernante debe expresar su punto de vista respecto a cómo sortear la crisis actual, con qué fórmulas y bajo qué compromisos.

Rajoy se ha puesto de largo en política exterior con este viaje a Marsella en el que ha sido recibido con alfombra roja como si fuera ya jefe de Gobierno, y ha hablado en privado con las figuras más relevantes de la UE. Además se entrevistó en la ciudad francesa con el secretario del Tesoro americano, Timothy Geitner, que según fuentes del PP viajó expresamente a Marsella para ver a Rajoy. Geitner ha dado su apoyo al trabajo que tiene por delante Rajoy, que lo esbozó ante el responsable de la política económica de Obama, al igual que hizo con Merkel y Sarkozy.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios