Visto y Oído

francisco / andrés / gallardo

Adieu

NOS ha ofrecido píldoras muy sanas sobre historia del cine y anécdotas de sus mitos y de sus petardos. En el zapeo matinal, sobre todos los fines de semana, era un refugio para los mandos desganados. Ya con la fusión la publicidad de Antena 3 solía amputar a destiempo el maratón de piezas justo cuando hacían alguna pregunta a la audiencia o en el instante en el que se resolvía un enigma; eran molestias a las que ya estaban acostumbrados los entusiastas de los canales menores de Atresmedia, los que se iban a negro anoche, dejándonos el televisor esa posterior de pregunta de "¿quiere cancelar esta señal?".

Junto a su programación de películas, con un abuso injustificable de Terence Hill, Bud Spencer, Seagal, Van Damme y otros chicos del montón, La Sexta 3 lucía en su esplendor con los fragmentos de Todo Cine. Dobladores, mensajes entre líneas, bandas sonoras o pequeños homenajes a los grandes desfilaban por estos segmentos que no importaba verlos una y otra vez, a fuerza de redifusiones (ya sabemos que la TDT nos ha traído la fuerza de la costumbre de la repetición). Las visitas de rostros de Hollywood para promocionar las películas eran la principal gasolina para alimentar ese Todo Cine que siempre sabía destapar sorpresas y detalles de curiosidad friki: una buena señal del joven equipo que estaba detrás dirigido por Cristina Casero. Un pequeño lujo que no debería ahora perderse.

Había segmentos exquisitos que ponían en tela de juicio la verosimilitud científica de la historia de Buscando a Nemo, cuando ya es inverosímil que los animales hablen en perfecto inglés. La irrealidad o la ficción no nos asusta en un país como el nuestro donde ya nada nos parece increíble.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios