desde el fénix

José Ramón Del Río

¡Adiós, 2011!

COMO éste es el último artículo que publicaré en el año 2011, me parece propio, despedirme de él. Y lo hago y, supongo que usted también, sin pena ni nostalgia, porque no fue lo que se dice un buen año. No llegó a la categoría de "año horrible", ese título que concedió por primera vez a un año la reina Isabel de Inglaterra, aunque otorgándolo en latín, quizás para que la gran mayoría de los ingleses no se enteraran. No quiero recrearme en detallar las penurias del año, que llevan a calificarlo de malo, porque, como dice la canción, el mejor remedio es el olvido, pero la crisis económica y sus secuelas de llevar el número de personas sin trabajo a casi los cinco millones tienen una realidad tan dramática, que no cabe el olvido. Mientras que la economía fue mal en el año que despedimos, en lo que toca a la política, no se puede decir lo mismo desde el punto de vista de los votantes y afiliados del PP, porque la consecución de las alcaldías, prácticamente, en todas las capitales de provincia y pueblos grandes, en las elecciones municipales y la mayoría absoluta obtenida en las generales ha sido un suceso, además de feliz, también inesperado, que ocurre también en el año que va a terminar.

El año 2012 se presenta con esperanzas. La mejora de la situación económica y la disminución del paro son los principales objetivos, pero junto a éstos que son los más importantes hay también otros no menores. Así, para Cádiz, desde donde escribo, el objetivo es que la conmemoración del Bicentenario de la Constitución de 1812 sea, por lo menos, digna. Se proyectaron muchas obras y muchos fastos. Se terminen o celebren en ese año o un poco después no es ahora lo importante. Lo que queremos los gaditanos, por usar una expresión muy de aquí, es que la celebración no sea un mamarracho. Y estoy seguro de que no lo será, aunque el segundo puente no esté terminado ni tampoco lo proyectado para el castillo de San Sebastián. Como en el Ejército, suplamos con celo la falta de medios.

En 2012 se celebraran las elecciones autonómicas andaluzas. Han sido muchas las que ya se han celebrado; las primeras en 1982. En estos 30 años no ha habido más que un ganador: el PSOE, y en las próximas pronto veremos lo que ocurre. El presidente de la Junta las afronta como si de vida o muerte se tratara. Pretende que Andalucía sea, como lo fue Asturias, en su tiempo, principio de la reconquista; en este caso del poder político para el PSOE. Dice que el PSOE andaluz no respaldará en el Congreso federal a quien no apoye a Andalucía. ¿Y si la apoyan todas las que se presenten? Serán, como siempre en democracia, los votantes los que tengan la última palabra.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios