Se habrá dado cuenta cuando pasee por la calle Velázquez y alrededores, en horas típicas del tapeo, del olorcillo penetrante que le conduce a la calle José de Velilla, y muy concretamente al bar Blanco Cerrillo, donde no paran de freír y servir los típicos boquerones en adobo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios