editorial

Ahora toca cumplir

JUAN Ignacio Zoido, el candidato del PP, se convirtió ayer oficialmente en el sexto alcalde de Sevilla de la etapa democrática. El nuevo regidor, que llega al cargo con un respaldo electoral masivo, una mayoría más que absoluta (20 de 33 ediles) y el apoyo general de los ciudadanos, que han expresado libremente su opinión en las urnas el pasado 22-M, tiene por delante una tarea muy difícil pero apasionante para cualquier político: dirigir una ciudad en la que los efectos de la crisis económica, en especial en el ámbito del empleo, están siendo significativamente intensos. Zoido, que recibió ayer la felicitación de los dos partidos de la oposición ,hasta ahora al frente del gobierno local y con los que ha tenido importantes desencuentros en el pasado reciente, anunció que su gestión se caracterizará por la austeridad, la transparencia y la eficacia. Mensajes que, de cumplirse, están llamados a abrir una nueva etapa en la política local. El líder del PP municipal hizo en su acto de investidura, una ocasión solemne, una firme defensa de los valores tradicionales de Sevilla (sus fiestas, sus creencias religiosas), anunció que será leal desde el punto de vista institucional pero reivindicativo con otras administraciones (citó la Capitalidad y no el Metro como primera demanda ante la Junta) y juró poner los intereses generales de los sevillanos por encima de los particulares. "El bastón de mando será de todos", prometió tras empuñar el símbolo del poder municipal en un gesto de cercanía hacia los sevillanos que, al menos desde el punto de vista formal, resulta obligado para cualquier gobernante que se considere "un servidor público". Se echó de menos, sin embargo, algo más de detalle sobre cómo piensa abordar su proyecto para Sevilla, en especial dada la delicada salud financiera del Ayuntamiento. El alcalde, que hizo votos para gobernar en favor de todos, sin sectarismos ni distinciones ideológicas, y sin restricciones a las libertades individuales y colectivas, incluida la prensa, pasó por este aspecto casi de puntillas. Sus compromisos reflejan a un político inmerso en el tránsito desde la oposición ,donde ha estado durante los últimos cuatro años, al gobierno. El nuevo escenario político ha empezado a ser radicalmente distinto para el PP municipal. Los ciudadanos han elegido abrumadoramente a Zoido para que les gobierne cuatro años. Es tiempo de soluciones. Sevilla tiene problemas que no pueden esperar más. Ahora le toca cumplir.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios