Purificación Rubio / Psic-loga

Ahora valoro más la vida

Ahora valoro más la vida". "Ahora disfruto más de mi familia", son frases habituales en personas que han atravesado la experiencia de un trasplante. Estas frases resumen el resultado de un proceso que en la mayoría de los casos es tremendamente doloroso y traumático. No sólo para la persona trasplantada sino también para sus familiares más cercanos.

Este proceso que hay que vivir, y que algunas ocasiones se convierte en carreras de obstáculos, es muy diverso como diversas pueden ser las causas de la enfermedad, los síntomas que pueden aparecer… Pero si es cierto que cada caso es diferente a los demás también lo es el hecho de que hay algo en común en todos ellos y es precisamente el miedo a lo desconocido, la angustia, la desesperanza que aparecen desde que la recomendación es un trasplante. Ahora es cuando comienza la lucha aún cuando a veces no queden fuerzas. Es aquí donde no debemos nunca olvidar la importancia del papel de la familia. El apoyo de la misma es determinante en la evolución del paciente. Cuando en algunos casos, el motivo de la enfermedad han llevado a la familia a una situación difícil y el paciente carece de este apoyo, todo se hace más complicado. En estos casos es cuando se hace más patente la labor del psicólogo, actuando en algunas ocasiones como mediador entre los diferentes miembros de la familia. Para el paciente que está pasando por estos momentos entrar en contacto con la Asociación de Trasplantados es muy importante. Conocer a personas trasplantadas que han vivido la misma experiencia, que han pasado por las mismas pruebas médicas, que han tenido los mismos miedos e incertidumbres. Y tras el trasplante es muy curioso observar el cambio que se da, tanto en la persona afectada, como en su famila. Cuando se nos da la oportunidad de rehacer nuestra vida se da un crecimiento personal.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios