Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Ahora sí se viven vísperas de derbi de verdad

FORMIDABLE golpe el dado por el Betis en la mesa de la Liga. En un partido que venía rodeado de cierta química por declaraciones nazaríes que entraban de lleno en el terreno de la impertinencia, los de Mel apisonaron al Granada de Pina, Iriney y Nolito sin despeinarse. Y con un marcador espectacular, de equipo grande y que corroboraba que su situación no obedece a casualidad de tipo alguno, que no es su primera goleada de visitante.

Y esa apabullante demostración de fuerza la realizó con un ojo en Granada y los dos en el derbi del viernes, otro viernes más. Con un equipo poco habitual, pero sin prescindir de ese goleador franquicia que es el canario Castro, Rubén de nombre. Toda la pegada que faltó la noche del Getafe y que provocó que el sistema se cuestionase sobró a las faldas de la Alhambra. Tremenda efectividad de cara al marcador mientras los de Alcaraz sacaban de esquina una y otra vez.

De ese partido se saca la consecuencia de que Vadillo es un valor definitivamente a tener en cuenta. Se impuso por velocidad y desparpajo a ese otro fútbol que puso en escena Siqueira, pero es que lo hizo desde el primer compás de juego, sin ningún tipo de complejos. Como contrapunto, que sigo sin verle la gracia a Nosa Igiebor y que considero desmesurados los elogios que recoge. Se sitúa en una parcela de corto radio y suele tomar decisiones casi nunca adecuadas.

Pero como en la vida y, por supuesto, en fútbol bien está lo que bien acaba corramos un tupido velo a la espera de que un servidor se caiga del caballo y vea la luz en el nigeriano. Por lo demás, felicísimo fin de semana para los que tuercen en verde, blanco y verde, que los días empezarán a galopar a partir de la medianoche de mañana a la caza del derbi. Pero tiempo habrá de derbi, que esa es otra historia muy distinta, un derbi auténtico y no lo que se libró antier en Granada.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios