PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Alameda o chocolate

LOS sevillanos que lo desean, sin necesidad de que les convoquen, han hecho suya la Alameda regenerada y rejuvenecida para regenerarla y rejuvenecerla más con su presencia y participación. Y sin necesidad de invitación municipal a chocolate. Chocolate a la taza, no el que se ha consumido más por el bulevar y sus aledaños cuando era la meca del porro.

Llegará el día en que sevillanos de toda condición crearán una Asociación en Defensa del Trabajo Bien Hecho, valor importante que en Sevilla está asediado por la informalidad y las conveniencias más peregrinas. Y en su manifiesto programático podrán basarse en ejemplos como la tremenda lentitud municipal para reurbanizar la Alameda, y la tremenda prisa sobrevenida (al retrasarse sine díe la inauguración del Metro) en vender políticamente el mensaje de que han terminado dejándola de dulce, postergando la subsanación de sus defectos de nuevo cuño. ¿Qué ignoto mito hispalense se conculca si se hacen bien las cosas a la primera?

Aunque no se hubiera producido el socavón de la Puerta de Jerez, la línea 1 del Metro no estaba a tiempo para el día de hoy, como ya advertimos en su momento. De qué chapuza nos hemos librado. Por ahora. Imaginen una puesta en servicio del ferrocarril subterráneo tantos años anhelado, y que el primer día recorriéramos sus túneles observando multitud de terminaciones sin terminar y de acabados sin acabar. ¿Qué medio de transporte de pago iba a restarle de esa guisa usuarios al coche privado?

Estén atentos a la actualidad los productores y distribuidores de bebidas y dulces. Si son capaces de inaugurar el Metro antes de Semana Santa, Ayuntamiento y Junta estarán deseosos de invitar a café con torrijas o a chocolate con churros. Si vuelven a fallar en la previsión de Día D, dichas viandas habrán de derivarlas al Banco de Alimentos para regocijo de necesitados. El siguiente objetivo sería abrirlo antes de Feria. Recuerden a los concejales que garantizaron que a la próxima Feria se iría en Metro a Los Remedios. En ese caso, ¿por qué van a optar? ¿Rebujito de un día es un día o caldo de austeridad? ¿Caña de lomo pagado por todos o tortilla hipotecada?

Bienaventurados los niños que llevan meses jugando en la Alameda, porque no saben que hoy van a ser inaugurados.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios