Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Alanceado desde todos los flancos

Carpetazo al caso Hércules, dentro torean a los interventores y fuera le hacen arrancar a las cinco de la tarde

VIVE de milagro el todavía Real Betis, pero a este paso, tan maltratado desde dentro y desde fuera, el tiempo de vida puede peligrar y no ser lo duradero que el bético querría. El mismo día que Rafael Gordillo y Juan Manuel Gómez Porrúa salían de Heliópolis contritos y descorazonados sobre que vayan a facilitarles la gestión desde dentro, desde fuera se colocaba el Betis-Granada inaugural nada menos que a las muy taurinas cinco en todos los relojes de la tarde. Bueno, hasta los toros dejaron de programarse a semejante hora y es un sarcasmo que en agosto y en Sevilla se fije un partido para esa horita.

Estamos ante un aluvión de daños que hay que dividir en exógenos y endógenos, los que vienen del exterior y otros más dolorosos, esos que le infligen los que deberían cuidarlo. Es complicado, por tanto, que la andadura del Real Betis Balompié invite al optimismo. Confirmado que el otro Alfredo Flórez lo asaetea mirando hacia otra parte en la escuchada telefónicamente ilegalidad del Hércules, ahora llegan los operadores televisivos y dicen que las cinco de la tarde en el ferragosto sevillano es una hora como otra cualquiera para correr durante noventa minutos en pos de un balón, la pela es la pela y como el Betis es el de más tirón televisivo, pues...

Y es que a este Betis, sumido en la peor crisis institucional de su historia, los dedos se le hacen huéspedes y hasta los méritos le juegan en contra. Para ser el partido televisado en la tarde del domingo no cabe otra que sea a las cinco, pero, caramba, ya podían esperar a que los mercurios se vengan abajo en Sevilla. Y por si fuesen pocos los ataques externos, dentro andan toreando al comando interventor que la eximia Mercedes Alaya ha puesto para el orden y policía del club. ¿Cuándo acabará la faena de muleta? Esperemos que cuando se dé fin a ella no se haga de media en todo lo alto, confiemos en que al pobre Betis le quede vida después de tantos desmanes.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios