Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Albacete como terapia cardiaca

AUNQUE son veintiún puntos los que les separan en la tabla, el Albacete no reporta buenas sensaciones en el nido bético. Aquel revés de la primera vuelta, justo cuando estaban lacerantes las heridas recibidas en Ponferrada, se une a los malos antecedentes en el Carlos Belmonte para que la cita de esta tarde allí no se tome a título de inventario. Demasiadas cuerdas para un violín que debe, definitivamente, tocar como de él se demanda.

Y lo ha dicho Mel en plan de recalcar esta situación: "Mi corazón no está para soportar un play off". La cosa pasa por empezar a decir aquí están mis poderes, algo así como lo que hizo el equipo en la segunda parte del Molinón. Pero Albacete, dice la historia, no es plaza demasiado asequible para el Betis. Y no sólo para éste, sino a otros muy superiores, que recuerdo un gol fallado por Alfonso en una de esas tardes manchegas, tan a contraestilo, y no aflora el optimismo.

Sólo una vez ganó el Betis allí y fue en una de sus épocas más sombrías del pasado reciente, con el malagueño Antonio Tapia al mando de las operaciones. Y es que en rodeo tan desabrido, un servidor fue testigo de cómo un colegiado de infausto recuerdo, otro más, dejaba al Betis sin portero suplente antes, mucho antes, de que se vistieran de corto. Y hubo un tal Contador Crespo que desencadenó cierto domingo una ola de problemas tras una retención de Jaro que sólo vio él.

Pero todo eso es historia y para que el corazón de Pepe Mel y, por supuesto, el de todos los béticos no padezca más de lo que está padeciendo, Albacete se fía como plaza obligada para que el equipo no se vea obligado a esa especie de ruleta rusa que se programa para junio entre los cuatro que estarán situados de la tercera a la sexta plaza. No da buenas vibraciones Albacete ni el Albacete, pero hay que hacer de tripas corazón para que éste, el corazón, no se pare antes de tiempo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios