PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Alcosa y la pólvora ajena

YA saben los vecinos de todos los barrios de Sevilla, tras ver el problema causado a los residentes de la Plaza de los Luceros, en Alcosa, cuál es el camino para disponer con prontitud de más equipamientos sociales. Tienen que solicitar, incluso manifestándose por las calles, que les construyan un centro comercial tan cerca de sus fachadas que les impida vivir en condiciones mínimas de bienestar y seguridad. Será entonces cuando el Ayuntamiento hispalense aprovechará que el Tamarguillo pasa por la SE-30 y hará el triple salto mortal de paralizar las obras, demoler parcialmente el desmedido edificio y remodelar la estructura restante para montar una biblioteca y una sala de acceso a internet. Esto sí que es gobernar con los renglones torcidos.

La merecida victoria de los vecinos de Alcosa, un barrio con tantos problemas estructurales y un sinnúmero de marginaciones, indica la importancia que tiene en la vida de una ciudad que todos sus habitantes se sientan partícipes de su gobernación. Hace un año ya habían alertado de que las dimensiones del edificio proyectado como centro comercial no eran las que habían pasado el trámite de la concesión de licencia. La Gerencia de Urbanismo no se daba cuenta del gol que le estaban metiendo y ahora, forzada por la evidencia de las obras a menos de dos metros de los domicilios, y por la presión ciudadana en las calles cuando más les duele (en campaña electoral), está dispuesta a comprar el edificio abortado y a compensar a los promotores del centro comercial, que se van a beneficiar de un problema que han originado. Si hubieran hecho caso mucho antes a los vecinos, todos los sevillanos nos hubiéramos ahorrado el sobrecoste de la rectificación y habría más dinero para bibliotecas y ordenadores.

Inventemos los presupuestos participativos de carácter preventivo, para evitar que la construcción de Sevilla salga tan cara a golpe de rectificaciones.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios