Editorial

Alierta, el legado de un hombre de empresa

LA retirada de César Alierta de la presidencia ejecutiva de Telefónica es mucho más que un simple cambio en el organigrama de la gran multinacional española. Sobre todo, supone el fin de una larga y próspera etapa en la que Telefónica ha conseguido consolidarse como una referencia ineludible en el mercado mundial de las telecomunicaciones, con una presencia dominante en América, Europa y Asia. Habrá un antes y un después de la presidencia de César Alierta en Telefónica, cargo al que llegó para enderezar el rumbo de la compañía después de los escándalos y la dudosa gestión de su antecesor en el puesto, Juan Villalonga.

Desde sus inicios en el Banco Urquijo, César Alierta pertenece a una generación de empresarios y ejecutivos que hicieron posible la transición económica; profesionales que sacaron a España del provincianismo y encorsetamiento empresarial en el que se encontraba al final del Franquismo para abrirla con ambición y sin complejos al gran mercado del mundo. Aunque hombre de confianza del PP -fue Aznar el que lo puso al frente de Telefónica en el año 2000-, Alierta comprendió desde el primer momento que la presidencia de la compañía no se podía ejercer desde el partidismo, sino desde la más estricta lógica empresarial y profesional, de ahí que sus relaciones con los posteriores presidentes de la nación, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero y el popular Mariano Rajoy, hayan sido siempre cordiales. Los resultados de sus casi 16 años de gestión son incuestionables, especialmente en lo que se refiere a la expansión hacia el exterior y en la diversificación de un siempre cambiante negocio de las telecomunicaciones. De hecho, actualmente, el 75% de los ingresos de Telefónica provienen del extranjero, lo que nos da una muestra de su espectacular internacionalización. Cuando César Alierta se hizo cargo de Telefónica, la compañía, fundada en los años 20 del pasado siglo por Miguel Primo de Rivera, tenía 68 millones de clientes, mientras que a fecha de hoy el número ya asciende a 322 millones.

Tras convertir a Telefónica en un gigante latinoamericano y europeo, César Alierta lideró una de las mayores alianzas estratégicas en el mundo de las comunicaciones con la operadora asiática China Unicom, con lo que consiguió entrar en el suculento mercado del gigante asiático. Ése es su gran legado, cuya continuidad queda asegurada con la propuesta de José María Álvarez-Pallete para sucederle en la presidencia.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios