PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Amanecer de escaparate

LUNES de puente y a la vez de apertura especial de comercios, lanzados ya a la campaña navideña. Muchos de ustedes se levantarán hoy más tarde tras remolonear en la cama. Bien que hacen. Cuando salgan a las calles para pasear y brujulear en los escaparates, repasando mentalmente su lista de compromisos que atender, ya estarán lejos de las zonas comerciales las mujeres que viven el amanecer dentro de esas tiendas. Iluminadas como estrellas fugaces de la madrugada, sin perpetrar ningún Crimen ferpecto como el que Alex de la Iglesia perpetró en el antiguo Vilima, las limpiadoras de las tiendas de ropa en Tetuán, Rioja, Puente y Pellón o Nervión Plaza se mueven al ritmo de sus auriculares o chácharas y son el equivalente a las floristas del Covent Garden al pie del teatro de la ópera londinense cuando llega el público emperifollado. Tan cerca de vestirse a la última y tan lejos de poder permitírselo.

Tanta percha y tanto complemento por el que pasar el plumero y la bayeta, para acabar de vuelta a casa con lo puesto cuando el sol aún se despereza y no atisba el precio marcado en las etiquetas ni la panoplia de descuentos sugeridos por la publicidad para desentumecer la caja registradora por falta de consumo.

En el amanecer de escaparate no hay paridad, es un gineceo tanto en la sección de caballeros como en la de niños. Mujeres cuya talla única es el sustento mediante el empleo a tiempo parcial, que se acuestan a las tantas dejándolo todo encarrilado en casa para que los varones se lo desayunen resuelto. Es limpieza de género, economía de subcontrata, inseguridad externalizada, actividad invisible a ojos del prójimo, sueldo que entra en casa para salvar los muebles y espantar violencias. Ya quisieran poder elegir la demora de su edad de jubilación. El mercado laboral las expulsará del escaparate cuando menos se lo esperen y dejarán de tomar el primer autobús de la mañana de cualquier día, de cualquier puente.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios