Cosas que pasan

Ricardo Castillejo

Amante de abril y mayo

HABLARON más de la cuenta, las niñas de Peñaflor…". Y las de Málaga, de Córdoba, de Madrid… El mundo entero, en la cuestión de Isabel Pantoja y Julián Muñoz, se ve con derecho a opinar. Y, la mayoría, desconocen realmente lo que entre ambos ha pasado puesto que, en una pareja -y más, en esta pareja-, sólo a los dos miembros que la conforman pertenece la verdad.

Isabel, encerrada en su casa marbellí de "La Pera", lleva con el teléfono móvil desconectado desde hace varios días y, por muchos intentos que cierta gente cercana a su círculo haya realizado, hasta ayer mismo, fueron en vano. La artista no deseaba que, durante el encuentro con Muñoz, nadie la molestara.

Por eso no ha salido de allí y, seguramente por eso también, sólo se deja acompañar de Pepi, su asistenta personal, y Foski, su famoso chófer. Aislada lo más posible de todos y de todo, me cuentan que "la" Pantoja seguirá con Julián y que, desde que éste ingresó en prisión, no deja de llamarle y estar en contacto con él cada día. ¿Habrá boda, tal y como, entre ellos, apuntan algunos "rumorólogos" -término que propongo para definir a los expertos en la cuestión-? Paciencia porque, exclusiva de por medio, Isabel hablará pronto en una revista y contará aquello que crea conveniente aunque, como en la canción, podría cumplirse que "a pesar del tango de la comidilla, la vieron casada salir de mantilla…"

De lo que no comenta tanto es del disgusto que tiene a cuenta del "niño" y de, echen un vistazo a su historial más reciente, las últimas andanzas de Kiko. Convertido en imagen de una tienda de muebles, me deja algo perplejo saber que, María Navarro, la representante del gesto siempre adusto, también maneja la trayectoria de Paquirrín, maquillado para esa campaña publicitaria rodada en pijama por Juan Pedro -estilista, literalmente, de la madre que le parió-.

Esta historia supera a los mejores dramas creados por León, Quintero y Quiroga y donde, al final, nos da un poco de envidia que las protagonistas sea tan valientes y nos enseñen "a querer como las locas…". Chin pún.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios