Crónica personal

Pilar Cernuda

Amara

HA causado cierta sorpresa que vivan tantas víctimas del terrorismo a dos pasos de donde piensa vivir De Juan Chaos cuando salga de prisión a principios de agosto. Ha sorprendido que en apenas unas manzanas se encuentren una docena de víctimas de ETA, personas que han sufrido la pérdida de maridos, hijos, padres o hermanos a manos de la banda terrorista a la que pertenece De Juana, el más sanguinario de sus pistoleros, con veintitantos asesinatos en su haber.

Sin embargo, quienes residen en ese barrio donostiarra, en Amara, no se han extrañado de que hayan aparecido tantos familiares de víctimas en un espacio tan limitado: proceden de localidades guipuzcoanas en las que los batasunos y ETA han conseguido un respaldo mayoritario y, tras los atentados, no sólo han sufrido por la pérdida traumática y violenta de sus personas más cercanas, más queridas, sino que a esa pérdida se han sumado el escarnio, los insultos y agresiones verbales de los vecinos cobardes de esos muncipios. Y decidieron entonces trasladar su residencia a otro lugar, eligiendo con frecuencia Amara, un barrio de San Sebastián en el que el 70% de los votos van al PSE y al PP y donde se trata a los familiares de las víctimas con respeto y con afecto.

En Amara vivía la madre de De Juana Chaos, que pertenece a una familia que no tiene nada que ver con ETA y su entorno, ni siquiera con el mundo nacionalista. Y si De Juana ha decidido vivir allí es porque ese piso al parecer le pertenece. Los códigos nada pueden hacer para impedir su presencia en la zona; incluso si se modificaran no tendrían carácter retroactivo. Pero el Gobierno sí podría ampliar la ley que protege a las víctimas, cuidando por ejemplo de que no sufrieran un "sufrimiento innecesario", que estaría ahí si tuvieran que cruzarse permanentemente con el miembro de ETA.

Por otra parte, De Juana está obligado a indemnizar a los familiares de sus víctimas con ocho millones de euros, así que nada impediría que alguien se interesara por su patrimonio, ese piso, para hacer frente a sus deudas. Como podría intervenir si es contratado para escribir en periódicos y revistas del entorno etarra, o si alguna editorial que piensa más en el rédito comercial que en la ética lo contratase para escribir sus memorias o un análisis sobre el País Vasco o sobre ETA.

Fórmulas hay para poner en dificultades a De Juana. Lo que habrá que comprobar es si hay voluntad para plantearlas. Maite Pagazaurtundúa, cuyo hermano fue asesinado por ETA, que vive en Amara y preside la Fundación Víctimas del Terrorismo de forma moderada y por encima de partidismos e "ismos" de cualquier especie, se va a entrevistar los próximos días con el ministro de Interior para analizar la situación de quienes compartirán espacio vital con De Juana Chaos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios