Los vendedores ambulantes le han dado a esta ciudad una estampa propia y graciosa por su forma de pregonar y ofrecer por la calles los artículos que venden. Pero se van perdiendo poco a poco, ya que casi no existen herederos en esta tradicional forma de ganarse la vida.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios