Visto y oído

Antonio / Sempere

Amor eterno

EL sábado ejercí de escuchante, qué placer, de No es un día cualquiera. No lo era. Se celebraba San Valentín y cómo no, Pepa Fernández planteó en la tertulia el tema del amor eterno. Estaban Nuria Ribó, Pilar Varela y Eduard Punset, a quien solicitó que se convierta en tertuliano habitual del programa.

Escuchando a estos cuatro conversadores, me preguntaba por enésima vez, por qué en la televisión, por qué en las televisiones, no podemos encontrar ni un resquicio de tertulia semejante. Me dirán que eso sólo es posible en la radio, porque la tele es otra cosa. Bueno. Porque lo hemos convenido así. Recuerdo y reivindico Hablemos de amor, algo muy parecido a lo que Pepa Fernández hizo el sábado, en donde Margarita Riviere e Iván Tubau empleaba los mismos tonos e idéntica altura intelectual. Que la televisión haya sido saqueada por los mercaderes, como un buen día explicó Jesús Quintero, es otra cuestión.

A lo largo del No es un día cualquiera se escucharon muchas ideas dignas de reflexión. Los invitados citaron a Ortega y Gasset, que dijo que el deseo fenece cuando se logra. Pilar Varela afirmó que querer y ser querido es lo más deseado en la vida, a lo que Punset apostilló que viene de muy atrás, desde que la vida es vida, dado que el amor es un ánimo de sobrevivir, un instinto de fusión entre organismos. Y que en medio de la perspectiva geológica del tiempo de millones de años, cada historia de amor no era más que un instante.

En un guión perfectamente pautado, Pepa Fernández fue introduciendo ítems jugosos. Decía Varela que el amor es tan invasivo, tan tremendo, que creemos que va a durar siempre. A todo esto, en La noria, paradigma de la televisión más vista del sábado de San Valentín, asistió como invitada Chonchi, la de Pajares. Sin comentarios.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios