La ciudad y los días

carlos / colón

Andaluces y andaluzas de jaén

EN las aulas andaluzas Miguel Hernández -ese poeta que a Teresa Rodríguez le recuerda a Bódalo- se recitará así a partir de ahora: "Población andaluza de Jaén, / aceituneros altivos, / decidme en el alma, ¿quién, / quién levantó los olivos?". También podrá decirse "Andaluces y andaluzas de Jaén, / aceituneros y aceituneras altivos y altivas…". Y quedará pendiente lo de "decidme en el alma" por aquello de la infección religiosa que la palabra alma expande, ofendiendo al laicismo. Ya se verá. De momento se ha eliminado de las aulas andaluzas esa indeseable manifestación de machismo que suponía decir "andaluces". A partir de ahora hay que decir "población andaluza"; y también "clase política" en vez de "políticos", "profesorado" en vez de "profesores" o "personas solicitantes" en vez de "solicitante". Y por supuesto "alumnos y alumnas" y "padres y madres", faltaría más.

Salvo lo de Miguel Hernández, no se trata de una broma, sino del nuevo plan de igualdad en Educación aprobado por la Junta. En lo que a Hernández se refiere habrá que esperar; porque ya se está manipulando a los clásicos para hacerlos más "accesibles" y se les está podando para que sean más políticamente correctos. Lo propio de las dictaduras a lo largo de la historia: durante la Revolución Francesa los dramas de Corneille se alteraron para que sus protagonistas no fueran aristócratas, en la España republicana se prohibió Morena Clara durante la guerra porque sus estrellas eran franquistas y a su vez el franquismo convirtió en hermanos al matrimonio de Mogambo para evitar el adulterio.

Hace cuatro años escribía con sabio sentido del humor Ricardo de Querol en El País: "Si no escribo los ciudadanos y las ciudadanas, o peor aún l@s ciudadan@s, ¿estoy reforzando el machismo histórico, volviendo invisible a la mitad de la población? ¿Tengo que escribir "la juventud" en vez de "los jóvenes", "el vecindario" en vez de los vecinos, aunque no signifique exactamente lo mismo, para no parecer excluyente? Yendo más al fondo de la cuestión: ¿tener que decir siempre "los ciudadanos"y "las ciudadanas" no parece remarcar que no hay un único sujeto, sino dos grupos separados, que no forman un algo común? ¿No existe una identidad colectiva más allá del sexo o del género?". Con la Junta cabe decir lo de Alberti: "Yo era un tonto y lo que he visto me ha hecho dos tontos".

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios