POR montera

Mariló Montero

'Andalucía Directo'

LA historia de Andalucía Directo comenzó en una mesa de redacción prestada, desnuda de papeles, ordenadores y teléfonos. Se colocaron dos sillas vacías junto a una mesa vacía, pero con dos personas llenas de ánimo que, al mirarse a los ojos con decisión, interiorizaron su convencimiento de que conseguirían hacer realidad el encargo de sus jefes: crear uno de los proyectos más complejos y ambiciosos a los que se había enfrentado hasta entonces la televisión pública andaluza. Recordar no es más que volver a pasar por el corazón un hecho vivido. Y hoy, diez años después de haber logrado colocar -no sin dificultad- una terminal telefónica sobre esa mesa provisional con la que comenzó a vertebrarse la información de todas las provincias de Andalucía, la familia de AD hace balance.

Ha pasado una década y, ahora, girando la mirada hacia atrás, parecen haber pasado sólo diez días. La intensidad del recuerdo amplifica la emoción de memorias dormidas. El aniversario es lo que vuelve cada año y Andalucía Directo se verbaliza cada día desde hace diez años. En dos lustros se han emitido cientos de reportajes, otras tantas conexiones en directo, se han contado miles de historias, emitido millones de minutos y creado un búnker tecnológico. Numerosos premios han estimulado el arrojo personal de todos los compañeros que hemos comido ese mismo pan. Y a todos, en lo más íntimo, nos engorda de orgullo formar parte de su historia. A quienes fuimos, son y serán la médula espinal de la columna vertebral de la programación de Canal Sur Televisión, nos une el gozo maduro por haber trabajo al límite de nuestra resistencia humana y, en ocasiones, psicológica. Encontrar una buena historia en cada una de nuestras provincias que dignifique la ciudad, a sus gentes, nuestra realidad y al periodismo, ha tenido, tiene y tendrá un coste humano elevado. Eso hace que a cada individuo de AD se le distinga en su carrera de manera especial. Cada mujer y hombre, reportero, cámara, técnico, realizador, productor, redactor, presentador o director siente haber entregado la vida al practicar este trabajo. Nada es fácil por mucho que lo parezca y la satisfacción que te invade tras los esfuerzos ímprobos la hemos sentido este aniversario en comunidad.

Aquella solitaria mesa prestada y vacía fue el cimiento de uno de los monumentos televisivos de Canal Sur Televisión. Pudo haber cimiento y quedarse en eso, si no hubiera habido muchas otras mujeres y hombres que cada día, durante todos estos años, continuasen colocando y construyendo los muros de esta pirámide de la información. Quienes volvemos a pasar por el corazón nuestro recuerdo, hemos descubierto que llevamos en las venas una misma seña de identidad: nuestro AD ene.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios