Análisis de la noche

Andalucía es de 'late night'

Alas 23:45 las cadenas privadas nos dejaron solos. Cuando todavía quedaban muchas papeletas verdes por contar, las emisoras dieron por cerrada la información electoral cuando el recuento nacional superaba el 97% y los dos líderes se habían asomado a la calle, cada uno con su cara. La televisión ha avivado el bipartidismo para estos comicios donde también ha caído bajo mínimos la presencia andaluza en los especiales electorales.

Al llegar la medianoche sólo tenían encendido el piloto las cámaras de La 1, aprovechando además el tirón que genera TVE en la población cuando se tratan de acontecimientos políticos, y por supuesto las de Canal Sur. Durante casi cuatro horas el despliegue informativo y las tertulias organizadas por la cadena autonómica miraban más hacia Madrid que hacia Sevilla. Sólo a la hora del trasnoche, en los antiguos territorios marcianos, ahora ocupados por Buenafuente, Eva Hache y las teletiendas, comenzó a animarse la información y el análisis sobre lo ocurrido por el sur. Andalucía es de late-night, de hora de bostezo, como el Neng y el Chikilicuatre, escondida en la parrilla. Cuando los líderes regionales podían salir al balcón no había nadie escuchándoles. Si se quería alguna mayor evidencia sobre la conveniencia de convocar elecciones autonómicas en solitario, la atención de los canales puede ser uno de los argumentos más poderosos.

Sobre la puesta en escena de los especiales no hubo grandes diferencias entre los rivales catódicos. Las brechas mayores estaban en los resultados de los sondeos. En la noche bipolar todas las opciones programáticas se desarrollaron en dos mesas: por un lado la informativa de los resultados y por otro, la analítica de las tertulias, con los presentadores de referencia, salvo el caso de Antena 3, con Gloria Lomana, y la tercera pata colocada por TVE con el especial de 59 segundos. Era la noche ideal para los perros viejos, para los contertulios profesionales de cartas marcadas y comentarios previsibles: Ernesto Ekaizer, Miguel Ángel Rodríguez, Antonio Casado o María Antonia Iglesias. Si hubiera que destacar a quienes conjugaron clarividencia con información y un tanto de ironía podríamos seleccionar a Fernando González Urbaneja y Antonio García Ferreras en La Sexta. Al igual, el mejor comentarista de resultados fue Javier Ruiz, de Cuatro, tan acostumbrado a relatar los jeroglíficos económicos.

En una noche de uniformidad en las formas, todos los canales (salvo Cuatro) eligieron infografías parecidas y barras rojas y azules para medir la evolución de PSOE y PP. A-3 rescató el didáctico decorado del mapa que estrenaron en las pasadas municipales y al plató de la tertulia de Canal Sur, adomercido, parecía faltarle unos cuantos focos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios