Editorial

Andalucía en el ocaso de Rubalcaba

LA precariedad del liderazgo de Alfredo Pérez Rubalcaba en el PSOE no deja de ser puesta a prueba en la política nacional, y con resultados desfavorables para el ex vicepresidente del Gobierno y ex ministro del Interior. Rodeado de un equipo de colaboradores que no está a la altura de la situación de crisis que atraviesa el proyecto socialista, Rubalcaba encuentra serias dificultades para sostener un discurso coherente sobre los más importantes problemas del país. Se ha podido comprobar, por ejemplo, en su inconveniente ruptura de relaciones con Rajoy por el tema de la corrupción y la transparencia, en su falta de autoridad para imponer a concejales socialistas de dos localidades una actitud firme de repulsa moral e institucional a los dos primeros terroristas excarcelados tras la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y, sobre todo, en la división de los diputados socialistas en el Congreso, los del PSOE apoyando la soberanía nacional y los del PS de Cataluña absteniéndose, en línea con su defensa del derecho a decidir que promueven los secesionistas catalanes. La discrepancia está adquiriendo caracteres de ruptura, con gran perjuicio para las expectativas electorales del PSOE en el resto de España, pero más grave aún es que Rubalcaba hubiera decidido la misma postura abstencionista de sus compañeros catalanes, teniendo que dar marcha atrás por las presiones de otros dirigentes del partido y decantarse por la posición que se espera de un partido nacional y constitucionalista. La intervención tal vez más decisiva ante Rubalcaba fue la de Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, la más importante institución del país en manos socialistas y la referente de la agrupación territorial más potente dentro del PSOE. A partir de ahí no cabe ya ninguna duda de que el socialismo en crisis mira hacia Andalucía y que el PSOE andaluz tendrá un peso decisivo en el próximo congreso federal y en las elecciones primarias previstas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios