opinión

José Caballos Mojeda

Andalucía: ni Mas, ni menos

LA quiebra de Lehman Brothers, espoleta de la del sistema financiero, contaminó la economía real y ha destruido millones de empleos en el mundo.

Cuatro años después, la respuesta de la derecha con Merkel a la cabeza, sólo ha producido recesión; sufrimiento de la mayoría al endosarle los costes de una crisis que no causó; desesperación de muchos y sensación general de túnel sin salida. En este contexto, los viejos fantasmas han vuelto a Europa: desafección a la democracia, populismo antipolítico, extremismo, egoísmos nacionales o identitarios…

En España, para agravarlo todo, Artur Mas cabalga el tigre de una -Pujol dixit- independencia imposible, para eludir sus propias responsabilidades y decisiones ante la crisis, mientras la derecha española insiste en un anticatalanismo irresponsable que ya usó para llegar al poder. Esta situación, que puede dar votos a PP y CIU, debe tener respuesta desde el sur.

En cuanto a la cuestión territorial la solución federal, pues garantiza el derecho a los hechos diferenciales de las partes sin perder, por ello, la igualdad de oportunidades y la cohesión social del conjunto. Si Andalucía se puso en pie un 4 de diciembre y ganó el 28-F hace más de treinta años, lo hizo para afirmarse en igualdad, sin hacerle trampas a España ni ser más que nadie, pero tampoco menos. Si es necesario, lo volveremos a decir alto y claro, masiva y pacíficamente: nunca más seremos subalternos.

Y, frente a la crisis, socialdemocracia. Todo el mundo sabe ya que la austeridad a muerte lleva a la muerte; que el déficit aumenta con despidos masivos, salarios bajos e impuestos altos a los de siempre: así no saldremos. Y con amnistías al dinero negro y una fiscalidad indecente a los grandes capitales, tampoco. Además de eficiencia en el gasto para ahorrar necesitamos políticas de crecimiento. Pero ¿cómo financiarlas?, ¿cómo reducir el déficit al tiempo que se invierte en activar la economía?.

Veamos los ingresos: hay que buscar el dinero donde está. Una pequeña tasa a la banca, al estilo Cameron-Sarkozy; gravámenes a las grandes fortunas, patrimonios y herencias, y lucha contra el fraude, recaudarían mucho más que copagos y recortes en educación, salud o dependencia. De ahí pueden financiarse planes de empleo para jóvenes o mayores de 50 años. Ahí están los recursos para evitar despidos en las áreas de Bienestar Social. O para incentivos a empresas y autónomos que activen la economía y creen trabajos.

Nada de esto encontramos en los Presupuestos Generales del Estado para 2013, a los que nos oponemos frontalmente. Como socialistas, por lo ya dicho. Y como andaluces, porque las inversiones no cumplen con nuestro Estatuto ni llegan a la mitad que consignaban los gobiernos del PSOE. Sin inversión no hay empleo. Y sin políticas de empleo, menos: para 2013 nos recortan 400 millones, ¡increíble!. En dependencia perdemos 70 y en servicios sociales y salud sufrimos recortes del 15 al 30%. En educación aún más grave, pues la inversión del Estado en toda España retrocede a la de hace quince años, habrá menos becas y más tasas. As, es imposible la igualdad de oportunidades para todos, el crecimiento, el empleo, la lucha contra el déficit.

Alcemos, pues, nuestra voz, porque otra salida a la crisis es posible. Y defendamos nuestra tierra como lo hicimos ayer: Andalucía, ni Mas ni menos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios