La ciudad y los días

Carlos Colón

Las Andalucías de los Obama

PARECE lógico que algunos periódicos estadounidenses llamen María Antonieta a Michelle Obama por el número de vacaciones que se toma al año -ocho, al parecer- y el séquito que la acompaña, haciendo tanto caso a las llamadas de su marido a la austeridad ante la crisis como la esposa de Luis XVI a las hambrunas de la plebe. Lo que no parece tan lógico es que nosotros, beneficiarios de esos dispendios en dineros y publicidad, nos sumemos a las protestas. O, cosa aún más boba, que volvamos a hacer el papel de hidalgos agraviados por las molestias que la visita de Miss Mojama -como la gitana del Sacromonte bautizó sin querer al presidente- pueda causarnos; y por volver a hacer el papelón de marco incomparable (la Alhambra) o de sol y playa (Marbella). Quienes, criticando esto, han recurrido a Bienvenido, Mr. Marshall no han caído en la cuenta de que representan uno de los papeles más divertidos, hispánicos y patéticos de la película: el del indignado hidalgo que interpretó el gran Alberto Romea.

Porque, ¿qué somos desde el siglo XIX si no un conjunto de hermosas ruinas y curiosas costumbres que son huellas de antiguos esplendores? ¿Y qué hemos sido desde que el turismo fue un gran invento si no playas y sol? Lo que ha hecho Michelle visitando la Alhambra es lo que vienen haciendo los anglosajones desde que Washington Irving se la descubrió en 1832. Casualmente estos días leo la espléndida Norte y Sur de Elizabeth Gaskell, publicada en 1855, y en ella la joven Fanny, que nunca ha salido de Manchester, le dice a la juiciosa Margaret: "¡Ay! Londres y la Alhambra son dos lugares que estoy deseando ver". "¿Londres y la Alhambra?", le pregunta Margaret. "¡Sí!, desde que leí los Cuentos de la Alhambra". Nada nuevo que 155 años después Michelle tuviera la misma ilusión que Fanny, alentada tal vez por la visita a Granada de los Clinton además de por Washington Irving.

En cuanto a lo de escoger la Costa del Sol no se debe olvidar que fueron también los anglosajones quienes la descubrieron como lugar de recreo a principios del siglo XX, que en su política de fomento del turismo Primo de Rivera le dio su primer impulso en los años 20, y que en los 50 los Soriano y Scholtz von Hermensdorff y los Hohenlohe iniciaron su edad de oro como lujosa meca turística. Michelle se ha limitado a consumir lo que vendemos desde hace siglo y medio, y de lo que mayoritariamente comemos. No hay de qué escandalizarse. Y menos si recordamos que para el marido de Michelle existe otra Andalucía, la de Abengoa, que creará una de las mayores plantas solares del mundo en Arizona. Fuera complejos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios