La esquina

josé / aguilar

¿Aprenderán esta vez?

LO que ha ocurrido en España en los últimos meses muestra que las principales formaciones políticas no han asumido realmente el cambio que se produjo el 20-D. Dicen que lo han asumido, pero no actúan en consecuencia. Aseguran haber entendido el mensaje de los ciudadanos en diciembre (no mayoría absoluta, no bipartidismo, necesidad de pactos y consenso), pero todo lo que han hecho hasta ahora ofrece la impresión de que no se enteraron.

Las frustradas negociaciones para la investidura de un presidente de Gobierno -¡lo mínimo que se les pedía a los cuatro partidos!- y el empecinamiento de todos ellos en sostener las posturas más sectarias y cortoplacistas desvelaron que estaban lejos de interpretar correctamente la voluntad de los ciudadanos. Dicho de otro modo, que eran incapaces de adaptarse al nuevo escenario político y olvidarse de las pautas y los tics de aquellos tiempos de mayoría absoluta, y de oposición absoluta. Tiempos que tardarán en volver, si es que vuelven.

Es decir, que la propia necesidad que tenemos de volver a las urnas hoy (y gastarnos 130 millones de euros: no es lo más importante, pero es importante) constituye la mejor demostración de que nuestros próceres nacionales y sus obedientes auxiliares no aprendieron la lección del 20-D. Por no hablar del enfoque de la campaña que han protagonizado dos de ellos (Mariano Rajoy y Pablo Iglesias), apostando objetivamente por un nuevo bipartidismo que pretende debilitar al sistema tetrapartito recién implantado... Un empeño vano.

Tenemos que exigirles a los cuatro candidatos que esta vez sí cambien. Sinceramente, no sé cómo podemos concretar esta exigencia, pero la decisión misma de votar en un sentido determinado y que el resultado final de esta noche refleje otra vez el pluralismo esencial de la sociedad española han de convertirse en el mensaje inesquivable. Llevará consigo la obligación, para ellos, de ponerse de acuerdo para que haya Gobierno y, sobre todo, para pactar las reformas que necesita España, desde la educación hasta la Administración y de la financiación autonómica a las pensiones. Cada una de ellas requiere el concurso de dos o de tres partidos. Y todas ellas precisan de partidos dispuestos a transigir y líderes con sentido de Estado y capaces de sacrificarse personalmente. Patriotas, vamos.

¿O es que van a repetir los errores de estos meses y llevarnos a unas terceras elecciones? Alguien tiene que cambiar.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios