Brindis al sol

Alberto González Troyano

Apuesta por el arte

DESDE hace años Málaga buscaba su sitio, algo que fuera más allá de un lugar al sol. Porque entre turismo rutinario y retiro para ricos y jubilados, la ciudad parecía condenada a vegetar, como tantas otras ciudades andaluzas que perdieron no se sabe muy bien qué tren de la historia y se habían quedado sin destino ni ilusiones.

Pero Málaga ha sabido reaccionar y, sin abandonar el monocultivo turístico, abrió otra perspectiva, ampliando la gama de sus recursos. Curiosamente, alguien tuvo la intuición, la idea desencadenante, y pensó que el arte y los edificios que lo albergan podían incrementar el medio de vida ya existente y, a su vez, buscar horizontes más cualificados. Sería interesante saber quién o quiénes estuvieron en el origen de una aventura tan fecunda como prodigiosa, pero que debió sufrir en sus inicios rechazos e incomprensiones. Baste recordar el escepticismo con el que se acogió el proyecto fundacional de convertir en museo la casa natal de Picasso ("un pintor que, al fin y al cabo, sólo por azar había nacido en Málaga"). Mas el hecho incontrastable es que hubo voluntad y tesón y, pasados los años, se ha alumbrado uno de los pocos milagros visibles, en Andalucía, en las últimas décadas.

Unas tras otras, con orígenes de lo más diverso (rusos, franceses) y los envoltorios menos previsibles (un puerto ya anticuado, una térmica cerrada) espléndidas obras artísticas -aunque ajenas o prestadas- se han enseñoreado de espacios muy llamativos de la ciudad. Espacios (casi una decena) que se han adecuado expresamente para albergar arte y convertirlo en símbolo de una vida urbana nueva, inimaginable hace muy poco tiempo. Habrá quienes dirán que, de momento, esto supone sólo un barniz, mero escaparate y espectáculo para el exterior. Pero ya supone tributarle un cierto culto al arte y apostar por lo que significa ese tipo de valores.

Con todo, otro es el mérito que se quiere resaltar aquí, ya que lo conseguido responde a un esfuerzo surgido y ambicionado desde dentro: desde Málaga. Y para las otras ciudades andaluzas, ése debe ser el carácter ejemplar de esta iniciativa. Tienen que concebir la idea desencadenante que las movilice y a emprender el vuelo que les permita realizarla. Sin esperar a unos gobiernos que están pendientes de otras apuestas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios