BREIKIN NIUS

Ignacio Gago /

Apuesta ganadora

HOY toca, por aquello de tirar de originalidad, abordar el matrimonio de conveniencia sellado entre la Navidad y la televisión. Parafraseando a la sentencia del jugador inglés Gary Lineker en su definición del fútbol tras la enésima derrota ante la selección alemana, la programación de Navidad la inventaron en Prado del Rey y es muy simple: 22 cadenas luchan por el balón de la audiencia durante dos semanas y, al final, siempre gana TVE por goleada. En las próximas semanas se cumplirá a rajatabla, si no, siéntese en el sofá desde la mañana del sorteo de El Gordo hasta el día de los Reyes y compruébelo.

No es que La 1 nos haya preparado una parrilla de impresión, novedosa, electrizante, rompedora y única. La cadena pública se limitará a sacar de la nevera los productos que ha enlatado y las retransmisiones de rigor que irá colocando en su lugar habitual y tradicional. Desde los millones que repartirán el jueves los bombos al mensaje navideño del Rey, el programa de Fin de año y las campanadas desde la Puerta del Sol, el concierto de Año Nuevo con los saltos de esquí y hasta el sorteo del Niño, millones de espectadores elegirán la señal de TVE. A la oferta navideña de La 1 sólo le faltaría para rozar la perfección una bula papal para saltarse la ley y meter cortes publicitarios para contemplar los clásicos spots de El Almendro, Freixenet y el bucle interminable de colonias y perfumes. Los de juguetes, desde hace poco, se han exiliado a los canales infantiles.

Si piensa que por aquello de las fiestas familiares Telecinco despejará su parrilla de cotilleos y escándalos de famosos de medio pelo, vaya escribiendo la carta a los Reyes, que por pedir e ilusión de ilusos que no quede. En TVE, y en un alarde de apuesta arriesgadísima y revolucionaria, cambio de cromos: al pestiño recital de Raphael le sustituye un concierto de la sin par Ana Belén, en un nuevo ejemplo de que la Navidad abre las puertas de la televisión a los jóvenes artistas a la búsqueda de una oportunidad. En Canal Sur, ponga un 1 fijo, más de lo de siempre para rascar unas cuotas de audiencia que armarán el Belén si superan el 10%.

TVE sigue siendo mucha TVE y su oferta navideña, pese a peder fuelle, pasa por ser la favorita de una audiencia entregada de antemano. Por mucho que las privadas se rasquen las neuronas y planten a la Pantoja y a su hijo dando las uvas, la pública estatal es una prima de riesgo sin riesgo. Siempre ganará, aunque fiche para las campanadas a los guionistas de Jara y sedal y coloque como pareja desde el balcón de Sol al cachondo Eduard Punset y la glamourosa presentadora del devoto Últimas preguntas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios