Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Aragonés, de un charco a otro

Cada vez que se acerca un evento de año par surgen los problemas, la mayoría de ellos de forma gratuita

ESTÁ visto y dolorosamente comprobado que la felicidad no existe en el entorno del equipo nacional. Resulta que cuando se está con los deberes hechos y en plena cuenta atrás para el evento de turno, surgen los problemas y se abre un nuevo cisma. Desde luego que Luis Aragonés debe estar a punto de enloquecer con la cantidad de cuestiones que le surgen por todos los flancos. El otro día abundábamos en que lo de Raúl se veía incrementado con lo de Guti, luego surge por esto una confrontación ilógica entre dos veteranos como Luis y el periodista de turno y luego se filtra que su sucesor en el cargo verá la Eurocopa ya designado.

La convivencia con el cargo de seleccionador es dificultosa en este país nuestro, pero la verdad es que Luis hace poco por echarla al suelo y cortar por lo sano. Se mete en demasiados charcos de forma gratuita y si no fueran pocos los lobos, resulta que, de vez en cuando, hace unas convocatorias que, como mínimo, pueden considerarse extrañas. Extraña ésta para jugar con Francia porque no parece lógico que Albelda, por muy importante que sea en el dibujo táctico, esté cuando no está compitiendo. Y es que si ahora está fresco, Koeman dixit, cuando llegue la Eurocopa estará sin el mínimo de grasa que le proporciona al motor el ritmo de la competición.

Llama a veces a Joaquín y ahora no sin saber por qué, pues si alguien saca la cabeza en este Valencia es el portuense. Sí está bien lo de atar en corto a Bojan y que luego vuelva a la sub 21 o a donde tenga que volver. Lo principal es que un jugador de su futuro no vaya a tener malas tentaciones y, entre que su club no es muy de la selección española y el dinero que puedan ofrecerle los compatriotas de su padre, elija jugar con Serbia. Mejor así, ¿no hizo lo mismo Camacho con el ya entonces talludito Catanha? Lo cierto es que la Eurocopa se acerca y que, como suele ocurrir en estos casos, los problemas acechan a la selección en general y al seleccionador en particular.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios