Cuaderno de dos rayas

Ignacio Martínez

Arenas olvidó su objetivo

Arenas conectó buenos golpes en el cara a cara del domingo. El problema es que no era un combate. Chaves le contestó con buenos escobazos. Su ventaja es que un asalto nulo le valía. Arenas empezó torpe: para poder decirle que no se creía el montante de sus ahorros le pidió disculpas por delante y perdón por detrás. Ese tipo de estratagemas funciona cuando se dan pruebas de alguna superchería y se sacan por sorpresa. Pero no hubo ninguna de las dos cosas. El resto del debate, Arenas anduvo al ataque y Chaves respondió con una defensa ordenada. El presidente en ejercicio no quiso contestar por qué no cumplió una promesa de rebaja fiscal, pero el aspirante tampoco explicó por qué el Gobierno de Aznar le quitó a Andalucía 4.000 millones de euros de fondos estructurales [del periodo entre 2000 y 2006]. Arenas reprochó a Chaves los problemas de los productores de algodón y remolacha, como si los gobiernos regionales tuvieran alguna mano en eso. El líder de los socialistas sacó a pasear a Ana Mato y sus analfabetos, un par de veces, cuando estaba en el rincón recibiendo mucho castigo. El presidente de los populares andaluces acusó a su adversario de haber instituido un régimen que convierte en ataques a Andalucía cualquier reproche al PSOE, en el que no hay libertad de prensa, que sienta a periodistas en el banquillo. No sé muy bien por qué respondió Chaves con citas al Abc y al Sur. Arenas atizó con Marbella y el presidente le recordó los pactos del PP con el Gil del 95, en la Mancomunidad de la Costa del Sol y en la Diputación de Málaga. Arenas contraatacó con el pacto local y con pérdida de proyección nacional de Andalucía, por la coincidencia sistemática de elecciones regionales camufladas tras las generales. Qué más da que el líder popular estuviese más brillante: lo que los ciudadanos esperan de un retador es que les convenza de su capacidad de liderazgo. Y en este aspecto no puso tanto empeño como debiera.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios