Cosas que pasan

Ricardo Castillejo

Ariadne, entre América y España

VESTIDA con un traje de latas de Cruzcampo Light, confeccionado por José Castro -y que, por lo visto, pesaba una barbaridad-, reapareció Ariadne Artiles el viernes pasado en la inaugurada Cibeles Fashion Week tan agradable y cariñosa como siempre(lo de guapa casi que sobra ya decirlo). Recuerdo que, la primera vez que coincidí con ella, en Sotogrande, ya me marcó el talante de la ex de Fonsi Nieto que, eso sí, habla de lo que sea menos de lo sentimental. Vamos, lo intentes por donde lo intentes, ahí, no hay manera… "Ya sabes que no me gusta comentar sobre estas cuestiones. Estoy feliz y contenta y tengo muchos amigos que me quieren", me remarcaba durante una conversación en la cual, más allá de lo mencionado, tuve oportunidad de conocer el día a día que la modelo tiene entre manos.

Así, Ariadne ha decidido que, para no dejar pasar ningún proyecto, va a residir tres meses en España y tres meses en Estados Unidos donde, cuando ahora regrese, tiene intención de tomar clases de interpretación "por si acaso", en algún instante futuro, le "picara el gusanillo" de actuar. "De momento, me apetece investigar sobre la cuestión y seguir mi carrera, en la que, de momento, me veo por bastante tiempo", proseguía una mujer a la que, desde hace poco, le ha salido una competidora sobre las pasarelas: su hermana Aída. Y, aunque uno todos los periodistas, por aquello de tener noticias que "vendan", esperaríamos entre ambas una relación tan truculenta, por lo menos, como la de baby Jane con su odiada, Blanche, nada de nada.

A la mayor de las Artiles, esta situación no sólo no le molesta sino que, más allá, le agrada puesto que, teniendo a Aída subida en el mismo carro, puede echarle una mano a alguien para quien, algo natural, es un auténtico referente. Y es que, fuera de casa desde los 17 años, Ariadne -muy preocupada, por cierto, por el temporal que tanto está afectando a sus queridas Islas Canarias, a las que se marcha una semana de descanso-, ha atesorado una experiencia que, cara a la que la desee aprovechar, es un auténtico tesoro. "Me veo en un momento bueno. Puedo elegir y dirigir mi carrera hacia donde desee", comentaba mi interlocutora en el transcurso de un acto donde se quiso hacer una llamada al respetable sobre la importancia de la concienciación para con nuestro medio ambiente. Y es que, aunque no lo crean, lo rosa y lo verde se llevan mejor de lo que parece…

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios