alto y claro

José Antonio Carrizosa

Armas sucias

UNOS saben que se juegan el ser o no ser en España para un plazo largo de tiempo. Los otros, que si no logran imponerse con claridad en Andalucía habrán dejado a medio hacer su proyecto de reconquista del poder y habrán dejado a los adversarios una trinchera desde la que iniciar la reconquista. Por eso, porque saben que las elecciones andaluzas del próximo día 25 son mucho más que unos comicios autonómicos, es por lo que van a utilizar toda su artillería y van a recurrir a todas sus armas. Las limpias y las menos limpias. La campaña que formalmente se inicia el próximo jueves pero que lleva ya semanas protagonizando el debate mediático va ser, irremediablemente, mucho más de tripas que de ideas, de titulares gruesos que de debates. Ahí tienen por ejemplo el torticero intento de los populares y de sus medios de comunicación de identificar a los socialistas como promotores, inspiradores e incluso organizadores de cualquier desmán callejero que se produzca en las protestas por las medidas de ajuste del Gobierno. O su resistencia, a pesar de los requerimientos de Bruselas, de presentar ya unos Presupuestos Generales que serán un hachazo a lo que se ha venido en llamar el Estado del Bienestar. Y, en el otro lado, el no oculto interés de los socialistas para que la campaña se desarrolle en un clima de pre huelga general que movilice el descontento que inevitablemente generarán medidas como la reforma laboral o los recortes en servicios sociales. Si finalmente la convocatoria se hace para el 29 de marzo, el PSOE habrá conseguido acentuar el clima de descontento ante de las elecciones andaluzas sin que le afecte un probable fracaso del paro.

Junto a estas estrategias mayores van a menudear otras de más bajo vuelo de las que ya tenemos algún ejemplo notable. El PSOE, por ejemplo, ha colgado esta semana en su web un vídeo que constituye un ataque de no mucha fineza a la figura de Javier Arenas, con la consabida utilización de la foto que se hizo hace ya décadas en pose se señorito irredento con el betunero del Hotel Palace a sus pies. Que a estas alturas y con lo que se juega Andalucía dentro de tres semanas se recurra a estas claves no sé si demuestra más pánico o falta de ideas.

Será, no lo duden, una campaña distraída pero en la que no va a ser fácil que ustedes tengan claros los programas que unos y otros van a presentar para lograr la reactivación económica en los próximos cuatro años. Eso es justo lo que necesitamos los andaluces en las que van a ser las elecciones más importantes en nuestra comunidad desde que se implantó el modelo autonómico y en las que por primera vez en muchos años se abre paso un posible cambio en la Junta.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios