La esquina

josé / aguilar

Arturo se sale con la suya

ARTUR Mas amenazó a Oriol Junqueras con mandarlo todo a paseo: o la candidatura soberanista a las elecciones catalanas del 27 de septiembre incluía a políticos -básicamente, a ellos dos- o no habrá elecciones el 27 de septiembre. Junqueras terminó aceptando el chantaje del Honorable.

De modo que la lista conjunta de casi todo el espectro separatista -los radicales de la CUP se han descolgado- estará liderada en Barcelona por tres representantes de la "sociedad civil", como buscaba Junqueras desde hace meses, pero llevará a Mas y al propio Junqueras en los puestos cuatro y cinco, seguidos de más independientes y, a continuación, otros militantes de Convergència y Esquerra, aunque también habrá espacio para los independentistas escindidos del partido de Duran Lleida y del partido de los socialistas catalanes. Toda la familia secesionista estará representada.

Digamos, de entrada, que lo de la sociedad civil es un poco eufemístico. El cabeza de cartel es Raül Romeva (se escribe así, con diéresis), eurodiputado de Izquierda Unida durante diez años, que abandonó la militancia en marzo pasado porque la IU catalana había renunciado a la secesión. O sea, un político en ejercicio de dilatada trayectoria que sólo hizo un corto paréntesis. Los números dos y tres serán para la ex dirigente de ANC y el dirigente de Ómnium Cultural, dos asociaciones no integradas formalmente en partidos, pero subvencionadas con generosidad por la Generalitat para desplegar un enorme protagonismo en el movimiento por la independencia. Sociedad civil, pero menos. Organizada con tutela política y al servicio de un nítido interés político.

El objetivo de este pacto es superar las dificultades que ha encontrado el proceso soberanista en el pasado reciente (cepillado del Estatuto, referéndum fallido sobre el derecho a decidir, recurso al Constitucional, encausamiento de los organizadores) y juntar las fuerzas precisas para acudir a la vía más rápida y directa: que el nuevo Parlamento de Cataluña declare solemnemente la independencia entre seis y ocho meses después de las elecciones. La ruptura con España por las bravas.

Si el 27-S consiguen una mayoría absoluta de diputados, formarán un gobierno de coalición CDC-ERC, presidido obviamente por Artur Mas y encargado de plantear al Gobierno español el hecho consumado de su voluntad de secesión. Y tendremos todos un problema gordo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios