En abierto

Francisco José Ortega

Asociación de Sevillistas Cabreados Tras Llegar A Una Final

CÓMO cambian los tiempos. Si le hubieran dicho a un sevillista hace diez años, cuando aterrizaron providencialmente Roberto Alés, Joaquín Caparrós y Monchi, que sólo un decenio después no ya no se iba a celebrar la clasificación para una final de la Copa del Rey, sino que la inmensa mayoría de los sevillistas iban a estar cabreados por el método para llegar a la misma, pues se hubiera tildado a quien eso dijese, es decir, a todos, de locos, pero locos de atar. No se olvide que eran tiempos del "Con Alés a Segunda B"; época en la que se añoraba el "Otro año igual" que censuraba injustamente los sextos puestos con Luis Cuervas; días en los que se atravesaba un desierto de locura con Antena 3, Paco Escobar, Caldas; fechas en las que con sólo pensar en disputar una semifinal, no se diga ya una final, se le ponían los ojos de chiribita a esos sevillistas que se quedaron en los títulos en blanco y negro.

Pero no, diez años después, con muchas alegrías en el cuerpo, es verdad, los sevillistas se han vuelto colectivamente exquisitos. Ya no vale llegar a una final, la séptima en 104 años, según todas las historias publicadas sobre el Sevilla Fútbol Club, ahora hay que jugar poco más o menos como el Barcelona de Daniel, sí Daniel, el que tanto se echa en falta en este Sevilla, para valorar lo que no puede ser más que un éxito incuestionable. ¡Sólo 40 aficionados en la Puerta de Jerez! Vivir para ver... Inscriban en el registro la Asociación de Sevillistas Cabreados Tras Llegar A Una Final.

Posdata: Ni se nombra siquiera al entrenador que ha colaborado, al menos colaborado, para que el Sevilla dispute su séptima final copera de la historia, entre otras cosas porque éste es una pieza más que, eso sí, ha logrado lo que otros muchos, muchísimos incluso, no llegaron a conseguir.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios