RELOJ DE SOL

Joaquín Pérez Azaústre

¿Autocrítica del PSOE?

DESDE que Felipe González dijo aquello de que hay que ser socialistas antes que marxistas, y se liquidó la herencia teórica más de extrema izquierda del partido, parece que la crítica del hecho objetivo no forma ya parte del discurso. Es lo que observamos estos días: una concatenación de declaraciones difusas acerca de lo ocurrido en las últimas elecciones, más con la mirada en las próximas generales y autonómicas que en el análisis sistemático de lo ocurrido hasta hoy. Alguien me dirá que mientras el Titanic se está hundiendo más vale salvarse como sea y tratar de ocupar un sitio en uno de los pocos botes salvavidas disponibles, antes que empezar a elucubrar sobre la ingeniería del trasatlántico. En el PSOE se vive, ahora, un deshielo en medio del océano, apenas comparable al de IU, que empieza a ser la sombra de su sombra, pero como aquí nadie va a morir ahogado de verdad -como poco, volver a la actividad privada, algo que viene bien para apreciar nuestro latido real; como mucho, afrontar responsabilidades derivadas de posibles auditorías públicas-, vendría bien hacer un poco de autocrítica.

Después de la arrasadora paliza que ha dado el PP al PSOE en las últimas elecciones municipales y autonómicas, cualquier observador foráneo convendría en que el partido socialista necesita replantearse unas cuantas cosas: eso, independientemente de que el sistema político en que vivimos, con una sumisión completa a los poderes del mercado, separación de poderes radicalmente ficticia, ley electoral torcida y también listas cerradas, por poner sobre el papel sólo algunas de las reivindicaciones del 15-M, deban ser tenidas de una vez en cuenta. Pero, como decía, independientemente de eso, y ateniéndonos a las reglas de juego establecidas hoy, cualquier analista extranjero entendería que el PSOE necesita, tras semejante goleada, hacer un ejercicio de reflexión crítica; especialmente, si apreciamos que muchos de los goles fueron en propia puerta.

Sin embargo, nada de esto parece ocurrir en el PSOE, ni a nivel local ni a nivel nacional. Entre alguna militancia, más acérrima que pensante, comienza a extenderse el bulo de que quien ha perjudicado a la izquierda, en estas elecciones, ha sido el 15-M. Mientras parte de esta militancia piense así, la izquierda seguirá no sólo ciega, sino también muda. Hace algunas semanas publiqué un análisis -polémico, entonces y ahora- sobre los aciertos y desaciertos de Zapatero. Hoy, sin embargo, es al propio Zapatero, y también al partido, a quien toca desvincular las políticas del PSOE de los últimos años de la coyuntura de la crisis. Punto por punto, propuesta por propuesta, improvisación por improvisación, en España y en Andalucía. Palmeros y fanáticos profesionales siguen aventurando que esto solamente es un bache debido al 15-M y la crisis. El Titanic se hunde o ya se ha hundido, y ahora toca saber las causas de naufragio.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios