Palma Solano / Pediatra

Avances y cooperación

ES frecuente que los enfermos de espina bífida requieran a lo largo de su vida alguna intervención quirúrgica además de la realizada en período neonatal. Cirugía de miembros inferiores, correcciones de deformidades de los pies, caderas o columna vertebral, cirugía relacionada con la válvula de derivación y cirugía urológica. Dado que muchos especialistas estarán implicados durante el desarrollo de estos niños, en nuestro hospital existe la figura de un pediatra hospitalario que coordina la atención médica global, para detectar problemas derivados de su patología y poner en común mediante sesiones conjuntas con los diferentes especialistas, a enfermos concretos.

No olvidemos que los niños con espina bífida y otros defectos del tubo neural, pueden ser niños por lo demás con un desarrollo cognitivo intelectual normal. El camino por recorrer desde el punto de vista de la atención sanitaria es aún largo. Estamos trabajando para que la atención médica integral sea ya desde el momento del diagnóstico de la enfermedad, en el embarazo. Desde el punto de vista quirúrgico, se ha realizado en nuestro hospital la primera intervención intraútero a un feto con espina bífida, consiguiendo una disminución muy importante en la manifestación de síntomas derivados de la enfermedad.

El futuro en espina bífida va dirigido a la investigación genética para ahondar en las vías moleculares implicadas en el desarrollo del cierre del tubo neural, en un abordaje quirúrgico tempestivo, incluyendo cirugía fetal y en un manejo conjunto de todos los especialistas que tratamos a estos niños: pediatras, neurocirujanos, traumatólogos, médicos rehabilitadores, urólogos, fisioterapeutas, neurólogos... para que cada niño con espina bífida llegue a adulto con el máximo desarrollo de sus potenciales.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios