PÓRTICO

Alfredo Flores

¡A ésta es!

Siempre he tenido muy presentes los sabios consejos y enseñanzas que generosamente me transmitieron cofrades que en su madurez habían conjugado perfectamente su sevillanía y su sólida formación cristiana. Ellos me decían que el discurrir de una cofradía por las calles era un pasaje evangélico que se trasmitía al sevillano modo y que la contemplación de un paso de Cristo o de Virgen, cuando no de misterio, era una catequesis, vivificada por la estética, la belleza, la coherencia y la veracidad y nadie estamos en condiciones de opinar sobre si un medio adecuado de acercar a los hombres a Dios.

Es posible que en los tiempos que corren, estas consideraciones puedan entenderse como arcaicas o con tintes de homilía, pero los cofrades somos Iglesia, por mucho que se intente encajarnos en el calendario festivo. La hermandad precisa siempre del buen consejo, pero como laicos, debemos saber administrar los elementos culturales y populares con los actos de culto que nos permitan cumplir nuestra misión fundamental: la evangelización.

Por ello, quisiera dejar el paso sobre los zancos y recordar que el pueblo de Dios, bajo la parihuela, se dispone a seguir caminando, busca el anonimato del antifaz o de la trabajadora, busca al "aguaor" que le ofrezca el cacillo que sacia la sed y espera la llamada.

Ante el frontal, el capataz, brazos cruzados, estatua de ébano, mira al frente, una multitud variopinta, curiosa, anhelante de paz, desconfiada de mentiras, embaucada con la fiesta arrastrando sus frustraciones, espera el mensaje

El capataz estudia las dificultades, el gentío, la angostura, pero confía en su gente y una diagonal cruza la calle y su voz . Llega al patero de la última trabajadera, ahora ya no se trata de echar las redes, los hombres están delante y esperando, la cofradía debe pronunciar su evangelio:¡A ésta es! Tiembla la imagen de Cristo, se estremece la figura de María, se mecen la flor y la luz, y en la tarde, el pueblo de Dios hecho cofradía a la voz de su Capataz ,continúa su camino.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios