Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Sí, esos

ANTONIO Gala estuvo afectuoso, despepitado, gentil hasta la náusea en la entrevista de Lorena Berdún en el noctámbulo Balas de plata de La 1. La ex orientadora de sexualidad gimnástica interpreta en este caso el papel de chica dicharachera y entregada a la causa de sus invitados, a los que somete a un flete dialéctico, un completo de limpieza de ombligo. Y Gala bebía a sorbos, disfrutando del masajeo interrogativo, con la sonrisilla de Lorena. Este Antonio Gala dista bastante del de la entrevista que leerán dentro de unos días en este periódico. Sin pilotito rojo, el autor de Charlas con Troylo fue hosco, melindroso, cargante con una joven periodista. Como cuando acudió a El español de la Historia en Antena 3 y Matías Prats tuvo que dejarlo a su suerte, como a un abuelete sin remedio, de insospechados arrebatos. Pobre Gala.

El carácter agrio en televisión aparece en el diccionario con una foto de Risto Mejide, aunque no sea el único. En Telecinco van a hacerle un monumento porque va a dar mucha más noches de gloria a Operación Triunfo. Sin él, "el karaoke más caro del mundo" sería un Supervivientes con contoneos. Este martes hasta le pegó en el colodrillo a Jesús Vázquez, por no hacerse con las riendas de un coliseo protestón. Risto se ha raspado las greñas y va engolando su personaje de mala baba, pero con criticaciones que no son descabelladas. Es duro, pero no estamos ante un exhibicionista gratuito: los concursantes nefastos se merecen el escarnio, aunque el esperado examinador emula a aquellos profesores crueles que con sus tirones de orejas al alumno torpe levantaban las risotadas de los discípulos. OT se parece cada vez más a un colegio con focos y el mayor aliciente de cada gala son esas punzantes apreciaciones de Mejide, despectivo con los cantontos y criticón con quien le da de comer. Qué listos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios