Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Los 1.000

CON 1.000 millones de euros, aunque se incluyan muchas obligaciones de servicio público (como promover el deporte olímpico, sostener una orquesta o sufragar películas), desde TVE no se puede amenazar que La 1 bajaría a un 8% de audiencia. Sólo por inercia y hábito la Primera de siempre, la del botón número uno en millones de casas, tiene ese mínimo de seguidores. El consejo de administración de RTVE llora ante el Gobierno lo que no han sabido defender como gestores en estos trimestres. Con 12.000 euros de nómina mensual es comprensible que los consejeros tengan vocación de manirrotos y de haber firmado con pólvora real. El Gobierno además de negociar, y de convencer del inevitable ajuste, tendrá que recordar que en televisión el servicio público sin público no sirve para nada. Hay que exigir que en Prado del Reír se pongan a discurrir de verdad. En la propia radio dan ejemplo de mantener el tipo con bastante dignidad.

Con 1.000 millones de euros, y con una plantilla de 6.500 trabajadores, TVE debe mantener su liderazgo, por encima de los dos dígitos, porque tiene potencial. Tal vez se les sale del presupuesto contar con la Champions y series como Águila Roja, pero el recorte se le nota ya perfectamente a Cuéntame, con esa detenida agonía compartida del sufrimiento por Mercedes: capítulos de serial, de contención presupuestaria.

Si en los próximos meses no se degüella a saco en los informativos, por ahí La 1 tiene garantizado de 4 a 5 puntos. Con los culebrones (que creíamos que desaparecerían) ya tienen asegurado el 8%. Pero hay que ponerse a trabajar para hacer un prime time de entretenimiento (¿y por qué no también divulgativo?) rentable, familiar y seguido. Lo de la caída de audiencia por el recorte no debe ser un parapeto para no poder hacer una televisión pública interesante.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios