el medio centro

Carlos Izquierdo /

El Balón de Oro es así

La globalización tiene mucho que ver en una elección donde el voto de Vanuatu vale lo mismo que el alemán

ISLAS Salomón, Vanuatu, Islas Cook, Bermuda, Jamaica y Santa Lucía. Aparte de ser unos destinos absolutamente maravillosos para pasar unas vacaciones, doy fe, estos nombres corresponden a miembros asociados de la FIFA cuyos seleccionadores y capitanes votan para la elección del Balón de Oro y cuyas puntuaciones tiene el mismo valor que las realizadas por miembros como Inglaterra, Alemania, Argentina, Brasil... El año pasado, los votos de los representantes de los estupendos destinos turísticos fueron a parar a Lionel Messi (9, de ellos 5 de capitanes y 4 de entrenadores), Cristiano Ronaldo (2, de ellos uno de capitán y otro de técnico) y Andrés Iniesta (uno de entrenador).

No es que desde aquí se dude de la falta de profesionalidad ni conocimientos de los 12 electores, pero la proporción da buena fe de cómo se mueven estos premios y por dónde corre el aire. En ninguno de los seis lugares mencionados anteriormente se sigue la Eurocopa, la Liga de Campeones o las ligas europeas. Apenas llegan algunas ráfagas, la final que ganó España a Italia, resúmenes de las mejores jugadas. Información efervescente de un día que pasa a un muy segundo plano 24 horas después. Es posible que se hayan visto más los goles de Messi en el amistoso frente a los amigos de Falcao disputado en Colombia el mes pasado que la parada de Casillas a Moutinho en las semifinales de Ucrania.

Y eso, ahora. A partir del mes de agosto, cualquier noticia de fútbol que sea vea en estos y otros países de su entorno vendrá acompañada de una foto, de un gol, de un jugadón o de lo que sea de Leo Messi y de Cristiano Ronaldo. Pocas cosas llegarán de Iniesta y a Xavi se le seguirá confundiendo con Xabi. Así es la globalización, el marketing y la votación del Balón de Oro. Y no parece que las voluntariosas campañas lanzadas por los medios españoles en los últimos días vayan a cambiar eso. Que se lo digan a Nedved. O a Owen.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios