Gafas de cerca

José Ignacio Rufino

jirufino@grupojoly.com

Banderas

Banderas, como el catalanísimo Serrat, será tildado de fascista; da risa si no fuera para echarse a temblar

No sin razón, se atribuye al mundillo del cine y el teatro español una pose y, quizá, una ideología de izquierdas, progresista, contestataria ante los abusos de la derecha y no digamos del PP, aunque este último desprecio, tan incondicional, es porque es quien gobierna. Las galas de los premios Goya o Max constituyen, de hecho y bastante al margen del cine o el teatro, uno de los principales indicadores políticos de la bipolaridad española (que con lo de Cataluña y su procés, ya es tripolar): si los ves y disfrutas en la tele, eres rojete y, lo dicho, progre; si los ves echando espumarajos de ira o, directamente, te niegas a verlos, eres fachilla. Ambos, rojete y fachilla, a mucha honra, faltaría más. Te repugna o admiras a Willy Toledo, dicho de otra manera.

Por eso cuando un artista rico y famoso comete la excentricidad -o sea, se sitúa fuera del centro de su grupo- de hablar como un español que defiende a la legalidad y al estado de derecho frente a la democracia consistente en hacer lo que desees y por las bravas, se queda uno no ya boquiabierto, sino agradecido: hay criterio propio más allá del oficial del rebaño. Hablamos, cómo no, del asunto catalán. Y hablamos de Antonio Banderas, un tipo simpático y educado, por el que yo no siento gran admiración como intérprete. Sí por su éxito profesional, primero aquí y luego en todo el mundo.

El guapo y madurito malagueño, al recibir el Premio Nacional de Cinematografía, ha dicho sin temor a resultar retrógrado o fan del autoritarismo aquel de Pep Guardiola que si se ejerce la autoridad sobre quien hace lo que le sale del forro desde el poder y la propaganda, bien hecho está ("¿Quién es culpable, el que comete la falta peligrosa o el árbitro que le saca tarjeta roja?"). Que cualquier proyecto colectivo no es democrático. "Se pueden plantear referéndums ridículos, como si eliminar o no a los que no son de nuestra raza". Y esto tiene chicha: hay gran cantidad de catalanes que no desean este embarque, que están en riesgo de ser eliminados civilmente, que están en desventaja ante la jaula de grillos -qué melón por calar, cuantísima biodiversidad- del independentismo. No cuentan con la citada propaganda, no saben si ir o no ir a votar. Están pillados por la entrepierna. Banderas, como el catalanísimo Serrat, será tildado de fascista; da risa si no fuera para echarse a temblar. El ex de Melanie afirma, en fin, que todo este asunto parece una peli de Berlanga. En efecto, una comedia de oscurísimo trasfondo. Gracias por disentir de la oficialidad de la farándula, paisano.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios