La ventana

Luis Carlos Peris

Bandoleros con absoluta impunidad

NUNCA tuve ocasión de trabajar en El Correo de Andalucía, pero es un periódico al que siempre le tuve cariño y se lo tuve por razones obvias de mero agradecimiento. El hecho de que mi padre trabajase en aquel Correo de la calle Albareda ya es motivo más que suficiente como para que no sea un periódico más de los muchos que lustran los quioscos. Además, el plus sentimental de los muchos compañeros que tuve, tengo y espero que tendré entre aquellas cuatro paredes. Por todo esto y por simple sentido solidario, en estos días se me tiñe de luto el alma viendo la situación en que se encuentran esos compañeros. Ayer hubo una concentración en la Plaza Nueva en apoyo de estas nuevas víctimas de una sociedad tan injusta que permite que auténticos malandrines de cuello más o menos duro campen a sus anchas y jueguen con vidas y haciendas impunemente.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios