Crónica personal

Pilar Cernuda

Barbaridades

EL fin de año está provocando que algunos dirigentes políticos cometan torpezas inauditas, barbaridades sin fin, como si el borrón y cuenta nueva llevara a bajar la guardia en la obligada sensatez.

El último en apuntarse a la frase intemperante ha sido Manuel Fraga, que se caracteriza desde siempre por decir lo que piensa sin tener en cuenta sus consecuencias, no hay que dar mucha vuelta atrás a la moviola para recordar los bretes en los que colocó a Aznar en varias ocasiones cuando era presidente gallego. Los que le apoyan andan ahora a vueltas con que si se refería a balanzas, pesos y medidas cuando se refirió a los nacionalistas, pero tienen poco dónde agarrarse para intentar disculpar al presidente fundador del PP: quien le preguntaba le dio oportunidad de explicarse mejor, y Fraga reiteró lo dicho, la barbaridad, así que más vale no continuar por la línea interpretativa, no vaya a ser que salga Fraga y vuelva a decir lo que siempre quiso decir: que los nacionalistas le gustan poco.

Pero Fraga no es el que encabeza la lista de las barbaridades. Ni de broma. Los nacionalistas vascos vienen ahora con la historia de que "Euskadi no es España" y reniegan de la Vuelta Ciclista a España, mientras proponen que el Tour se inicie en Bilbao. Ganas de dar la nota, porque la historia de la Vuelta se inició precisamente en el País Vasco, como recuerdan ahora los cronistas deportivos, de los vascos fue la iniciativa y vasco fue uno de los presidentes más emblemáticos de la Vuelta, Luis Bergareche. En cuanto al Tour, más de una vez ha atravesado territorio vasco, así que lo de ahora tiene un tinte más provocador que otra cosa, lo que por otra parte suele ser habitual en los partidos nacionalistas. Partidos a los que se ha apuntado, una vez más, esa figura patética de la política que responde al nombre de Javier Madrazo, capaz de cualquier cosa, cualquiera, con tal de mantener el coche oficial, y que en gran parte es responsable, junto a Llamazares, del fiasco que sufre Izquierda Unida.

Cometió una barbaridad el alcalde de Getafe y presidente de la Federación de Municipios, pero también andan metidos en barbaridades los dirigentes del PP madrileño, que no admiten las reiteradas disculpas de Pedro Castro y amenazan con abandonar la FEMP si Castro no dimite. Locura total. Rajoy no se ha pronunciado, y ya se sabe que cuando Rajoy no se pronuncia es porque no le gusta lo que ve, así que más les valdría ir recogiendo velas a los responsables del PP madrileño. Es evidente que no cuentan con el visto bueno del presidente nacional en esa aventura que no conduce a ninguna parte: jamás debes abandonar una institución, y menos aún cuando el presunto agraviador ha dicho por activa y por pasiva que siente sus malhadadas palabras y que las retira.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios