fragmentos

Juan Ruesga / Navarro

...en Barcelona

HACE muchos años que me interesa lo que sucede en Barcelona. Creo que desde que siendo adolescente, casi un niño, mi abuelo, en largos paseos por el campo, me contaba sus viajes a la capital catalana y sus recuerdos de juventud en el Paralelo. Después, como arquitecto, Barcelona fue un referente, desde el modernismo catalán hasta la organización de la ciudad en los años ochenta. Las iniciativas que surgían siempre en línea con las últimas tendencias europeas o con propuestas originales. El significativo peso en la ciudad del Colegio de Arquitectos y sus actividades culturales fueron referencia obligada cuando daba mis primeros pasos en esta profesión. Después, como partícipe en compañías de teatro independiente con nuestros primeros éxitos teatrales en Barcelona y las veladas con los colegas. A lo largo de todos estos años como escenógrafo e implicado en la vida cultural de Sevilla, todo lo que sucedía en Barcelona se convertía en un modelo de referencia, que había al menos que conocer.

En 1992, me hizo reflexionar mucho que todos los fallos o problemas de la organización y realización de la Expo de Sevilla eran conocidos en toda España. Muchas veces amplificados o exagerados y que aún se comentan de vez en cuando. ¿Recuerdan algún fallo o retrasos en las obras en las Olimpiadas de Barcelona? Pues los hubo y significativos. Pero no trascendieron. Eso me interesó. Una ciudad con un objetivo claro: contar sus éxitos y minimizar sus problemas.

En estos difíciles momentos para todas las ciudades y sus prioridades culturales, me llega información de lo que plantean en Barcelona. El Ayuntamiento destinará un millón de euros en 2012 a la rehabilitación de auditorios y salas de teatro de base asociativa y gestionados por entidades sin ánimo de lucro de la ciudad. Se dará prioridad a las inversiones para obras de seguridad, insonorización, accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas, realizadas durante 2011 o a realizar en 2012 ó 2013. Esas organizaciones deberán acreditar haber realizado un mínimo de cincuenta representaciones teatrales o conciertos durante 2010 y 2011. Con sus propias palabras "...el gobierno municipal pretende impulsar los centros culturales de proximidad en los barrios (ateneos, orfeones, centros de cultura popular, teatro de aficionados) y retornar el protagonismo a las entidades culturales de base participativa en la acción cultural de la ciudad". Consideran que "una situación de crisis mantenida en el tiempo además de un coste en la creatividad supondría un riesgo de cambio en los hábitos culturales de los barceloneses". Existe la necesidad de "un acuerdo amplio a medio y largo plazo" que defina el papel que cada equipamiento cultural debe jugar. Desde los más importantes hasta los pequeños ateneos de barrio. Y todo pensado desde criterios de gestión que marquen prioridades de los apoyos públicos, en este caso, de los municipales. Comprobar en directo la bondad de estos planteamientos es una buena excusa para ir una vez más a disfrutar de todo lo bueno que hay en Barcelona.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios