Visto y oído

Francisco / Andrés Gallardo

'Barceloonaa'

EL pasado está de moda porque es baratillo. Sólo hay desempolvar estantes y recuperar refritos que ya hicieron otros años atrás. En Canal Sur funciona Lobatón y su misión rescate de tanatorio. En La 1 copian en tiempos revueltos a las autonómicas y hace dos sábados estrenaban Yo estuve allí, un ejercicio de evocación previsible. Entre la calle tristona de La Nuestra y el fracasado callejón histriónico de Corbacho, han tomado por la calle de enmedio: la evidente. Pese a que TVE dispone de unos fondos que harían soñar a cualquier ratón de youtubeca, la nostalgia del nuevo espacio es facilona y recurrente. El profidén (cada vez más forzado) de Carolina Ferre se acompaña de un Javier Cansado que, falto de chispa en este caso, hace honor a su apellido y parece amodorrarse al ritmo del funcionario.

En esta pasada entrega recordaban los no demasiado lejanos Juegos de Barcelona, aquella nube en la que levitamos un país entero. Una vez más el invitado fue el arquero Antonio Rebollo. Al de la flecha se le unió, ofcuors, el grupo de Los Manolos (amigos para siempre, minsyu olgüeis bimaifrén, lolailo lolailo) y un pequeño abanico de laureados españoles entre los que figuraba, cómo no, Coral Bistuer (que, recordemos, ganó una medalla de chichinabo en taekwondo). A partir de ahora nos gustaría que recordaran Barcelona 92 otros individuos como, por ejemplo, aquel corredor de Mongolia que terminó la maratón cuando estaba más que avanzada la ceremonia de clausura, o que conociéramos a hijos nacidos en el fragor de aquella villa olímpica que se convirtió en un botellódromo gimnástico. A la nostalgia también hay que aliñarla con imaginación. Todo no es tirar de hemeroteca y rumorología siniestra como en Hormigas blancas.

Ya en el segundo programa echaron mano de la muerte de Paquirri. En el tercer episodio yo no estaré allí.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios