PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Barriadas Devastadas

ME consta que muchos sevillanos descubrieron ayer que en Sevilla hay una barriada llamada Regiones Devastadas. Ya es un estigma nacer bajo ese apelativo, que no hace alusión a dicha zona de Amate, pero es un boomerang contra ella. Más lastimoso resulta ser tan ignorados en tu ciudad que el servicio de información municipal 010, al que llamé ayer para hacer la prueba, no sabía dónde estaba esa barriada, no tenía datos para ubicarla en el mapa.

En 1956 fue creada, a la vez que otra barriada, Las Cuatro Cancelas. Las 215 familias que viven en los bloques de Regiones Devastadas tienen derecho a que no sólo se derriben las infraviviendas que habitan, sino también las cancelas invisibles que les segregan. Hay tramos de la Ronda del Tamarguillo que separan dos mundos como lo hacía el funesto muro en el Berlín de la guerra fría. Cuando fue derribado, todos eran berlineses, pero en nada se parecían los barrios reconstruidos en el Oeste, tras ser arrasada la capital por la II Guerra Mundial, con los erigidos en el Este bajo el canon prosoviético. Ese abismo que sentimos en la capital germana es muy similar al cambio de ciudad que supone pasar de Nervión a Los Pajaritos.

Celebro que PSOE y PP estén de acuerdo en el proyecto de demolición y reinvención de dos barriadas porque no cumplen las mínimas condiciones de habitabilidad digna. Pero no deben pactar sólo temas de edificación, metros cuadrados, ascensores y patios. Sería un error fatal esperar a construir las VPO para definir un plan de actuación social en zonas como las citadas. La apuesta no puede sólo urbanística, sino educativa, cultural y empresarial. Tenemos demasiadas barriadas devastadas por la marginalidad donde la igualdad de oportunidades con otros sevillanos es una quimera.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios