La ciudad y los días

carlos / colón

Los Beatles

PERMÍTANME comentar los comentarios que dos lectores escribían en la edición digital del artículo del lunes, en el que desahogaba mi perplejidad por la fugacidad del tiempo -In Ictu Oculi- al enterarme que se cumplían 46 años de la grabación del último concierto de los Beatles. Escribía Paco: "El artículo es bonito pero falso, visto desde la perspectiva española. Cuando existían los Beatles, en España eran casi desconocidos. Aquí triunfaban Marisol y Joselito, y los modernos conocían a los Brincos, los Bravos, etc. Los Beatles empezaron a ser conocidos aquí mediados los 70... Con mucho retraso nos dimos cuenta de lo bueno que era ese grupo ya desaparecido. Fue entonces cuando se puso de moda decir que uno los seguía desde 1961".

Le contestaba Luiso9es: "Paco, no sé qué edad tendrá, pero mi experiencia vital no es esa. Recuerdo que el Abbey Road (1969) hubo que reservarlo para tener la seguridad de tenerlo el día que llegase. Cuando el Sgt. Pepper's, se nos hicieron eternos los dos meses que tardaron en publicarlo en España...".

Pues quien tiene razón, como casi el mundo sabe, es Luiso9es. Apelen ustedes, como ahora hago yo, a su memoria sentimental. Mi primer recuerdo de los Beatles es el cartelón del cine Coliseo cuando se estrenó ¡Qué noche la de aquel día! en octubre de 1964 con un éxito inmenso. Como teníamos 12 años, y la película era para mayores de 14, en el recreo los que ya habían hecho la reválida de cuarto nos torturaban presumiendo de haberla visto y exagerando las broncas que montaban en el gallinero. Su éxito la llevó por todos los locales de reestreno y de verano, y la logré alcanzar en el cine Juncal.

Quiso la casualidad que en una tienda de electrodomésticos del Juncal me compraran mi primer single de los Beatles, el de Rain y Paperback Writer. Después vinieron el envidiado LP de Help! en la lujosa edición americana que Emilio, un compañero del instituto Montañés, consiguió en la base de Morón (junto a unos Play Boy, todo hay que decirlo) antes de que se editara en España… El estreno de Help!, al que ya pudimos asistir en marzo del 66 en el Coliseo… El Revolver que me regaló mi tía Rosalba… La espera del Sgt. Pepper's en el verano del 67 hasta que lo pude comprar en una tienda de Marqués de Pickman... El bombazo emocional del single de Hey Jude… Y así hasta llegar al triste 1970 del Let it Be. No, no hubo descubrimiento tardío de los Beatles. Fueron la música de nuestra adolescencia y son la magdalena proustiana que la revive.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios