breikin nius

Ignacio Gago

Beneficios privados y pérdidas muy públicas

LA crisis también golpea a las cadenas de televisión. Faltaría más. La contracción del mercado publicitario aprieta. Ahora bien, ¿alguien puede explicar la razón por la que las privadas Antena 3 y Telecinco siguen arrojando beneficios en lo que llevamos de año y con la que está cayendo, mientras que las públicas RTVE y Canal Sur agrandan sus pérdidas a costa del dinero del contribuyente? No se trata de una tendencia coyuntural sino más bien una tradición histórica germinada en la noche de los tiempos. Y eso que las cadenas privadas echaron a andar con números rojos pero, una vez amortizadas las enormes y obvias inversiones iniciales, no han parado de ganar dinero para sus dueños y accionistas.

De enero a septiembre de 2012 los del Grupo Antena 3 han reducido un 91% sus beneficios con respecto a las mismas fechas de 2011. Pero ni por esas se han descalabrado: en ese periodo han ganado casi 5 millones de euros. Sus competidores de Mediaset -Telecinco y la absorbida Cuatro- también han rebajado sus ganancias en los primeros nueve meses del año (-60%). Aún así sus cuentas señalan un beneficio de 40,7 millones de euros. Estamos pues ante dos grandes empresas privadas salvaguardadas en principio de la peor crisis económica nunca vista por aquí. Además, los audímetros elevan sus cuotas de pantalla en los últimos meses y las sitúan -caso de Telecinco y Antena 3- como las más vistas del país, a la vez que sus competidoras públicas ven erosionar su share en una pendiente cuesta abajo que parece no tener fin. La fragmentación de la audiencia, quién lo diría, asesta hachazos muy selectivos.

RTVE malvive económicamente un año más, lo que no es poco sabiendo que viene de una dura travesía en el desierto, sin mandamás a los mandos del trasatlántico audiovisual público durante un año que se dio prácticamente por perdido. Su actual presidente avanza un déficit para 2012 que alcanzará los 105 millones de euros. Y gracias. En los pequeños reinos de taifas de las autonómicas, números rojos por doquier gobierne quien gobierne y quien haya gobernado en pasadas legislaturas. En la RTVA vamos de enero a septiembre con 35,3 millones de euros de pérdidas -casi 5 kilos por encima de lo previsto- y más de 30 millones de deuda con los proveedores. Sus gestores buscan ahorros mientras que la Junta despacha dinero para su presupuesto con menos alegría. ¿Suficiente para capear la crisis y evitar medidas traumáticas? A corto plazo seguro que sí, a medio y largo plazo todo parece indicar que no. A menos que 2013 empiece a traer pronto indicios de brotes verdes, las televisiones públicas -todas sin excepción- seguirán transitando por una tormenta que arrecia sobre sus cuentas y aunque en sus pantallas siga brillando el sol.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios