Desde mi córner

Luis Carlos Peris

El Betis jamás va a caminar solo

Oficializar que ya se alistaron 30.000 fieles es un honor para el bético y una vergüenza para los que lo tienen así

TAMBIÉN hacía calor la última vez que el Granada visitó al Betis en Heliópolis. De aquello hace treintaiún años y si hoy se trata del kilómetro cero de la Liga, entonces era su epílogo y calor hacía tanto como hoy, pero aún más del que hará a las razonables nueve en todos los relojes de la atardecida heliopolitana. Aquel domingo africano de junio de 1979, el Betis tenía que ganarle al Granada y esperar una carambola en Getafe para el ascenso que arreglaría el descenso más doloroso -no confundir con ominoso- que registra la centenaria historia del Betis, ojalá que por siempre y para siempre Real Betis Balompié.

Treintaiún años después, de nuevo el Granada por Heliópolis con sus camisetas rojiblancas y su pantalón azul para enfrentarse a su viejo conocido el Betis. En este tiempo, los caminos fueron siempre divergentes y nulas las coincidencias ligueras, pero todo llega a su fin y ambos vuelven a colisionar con puntos en juego para iniciar una Liga inquietante. ¿O no es inquietante para un Betis abocado, dicen, a suspensión de pagos? Esta noche en Heliópolis chocarán la inquietud por el Betis con la ilusión por un Granada que ha malvivido hasta de forma cruel en este tiempo que no anduvo por aquí, juega la desconfianza frente a la realidad de volver a ser lo que fue.

Dicen desde las entrañas del maltratado Betis que ya se alistaron 30.000 fieles, una cifra que supera con creces a la mayoría de las listas de socios de Primera División. Un orgullo para el bético y una vergüenza para los que manejan una barca tan a la deriva. Empieza una nueva Liga para el Betis, una etapa más, larguísima por cierto, de esa travesía del desierto a que fue impelido por sus mandarines. Pero el equipo es lo primero, eso lo sabe el bético mejor que nadie y lo demuestra yendo a alistarse en masa, la vida está como está y hoy toca empezar de nuevo. Con 30.000 socios pero en Segunda, a ver si un día, al fin, se le ve el fin a este desierto tan insoportable. Suerte, Betis.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios